Que nos lo devuelva

Cuando se trata de pedir deseos para el año que comienza solemos pensar en pequeños retos que nos hagan cambiar algunos de nuestros hábitos de vida. En muchas ocasiones éstos están relacionados con la imagen corporal y la salud, que siempre parecen que pueden mejorar. Sin embargo, en este nuevo curso 2021 las peticiones, por mi parte, van orientadas a poder realizar lo que de momento se desaconseja o se prohíbe.

Tengo la sensación de que la pandemia me ha pedido prestado por un momento algunas cosas que todavía no me ha devuelto. Me comentaron que la actividad escolar presencial y, por tanto, todas las competiciones deportivas de equipos en edad de formación finalizaban. Hasta el momento, los escolares han vuelto a las aulas, con unas clases de Educación Física donde el contacto está negado. Además, los entrenamientos y los partidos de los deportistas más jóvenes están en cuarentena.

Me dejaron salir a correr por las calles o alrededores de la ciudad, pero todavía no puedo participar en carreras presenciales y tengo que hacerlo en modo “virtual”. Me dijeron que acudir a los recintos deportivos como espectador era un foco alto de contagio. Las gradas se vaciaron y los jugadores tuvieron que buscar el aliento no del público sino de sus propios compañeros. Me indicaron que podía ir al gimnasio, pero siempre con la mascarilla puesta y tragándome mi propia exhalación.

Son algunos ejemplos de comportamientos aún por resolver. La normalidad está por llegar. Ya se han tomado ciertas decisiones, aunque algunas parezcan incongruentes dependiendo del ámbito y la modalidad deportiva de que se hable. Por favor, que el próximo año nos devuelva todo lo que ha cogido prestado del anterior.