Toda la tensión por una temporada difícil, por una recta final de la liga en la que se ‘veía venir’ el disgusto, y por 96 minutos de inquietud por lo ajustado del marcador que daba pie a pensar en que de nuevo la mala suerte se iba a cebar con la Gimnástica Segoviana, dio paso al éxtasis en el que se sumió el club, desde el presidente hasta el aficionado más joven que se desplazó hasta el ‘infierno’ de Elda en cuanto Szymanowski marcó el definitivo 1-3 que mantenía al conjunto azulgrana en la Segunda RFEF.

Prácticamente desde que concluyó el encuentro los jugadores se fueron a celebrar la permanencia con los aficionados, a los que Ramsés no tardó en dar las gracias “a los doscientos que han venido, y a los dos mil que no han podido hacerlo pero que nos han apoyado tanto en estas semanas”, poco antes de caer en las ‘garras’ de los jugadores, que le hicieron un manteo por todo lo alto.

Abrazos, carreras por el campo, cánticos de felicidad… todo era poco para festejar la permanencia al sol de Elda. Borao se erigió en el abanderado de la Segoviana, y todos acudieron a hacerse una fotografía con los aficionados ante la atenta mirada de las fuerzas del orden, que esperaban que la ‘cosa’ no se desmadrara.

La fiesta duró unos cuantos minutos, hasta que poco a poco todos fueron pasando por la ducha, y se prolongó durante varias horas después en el retorno del equipo por carretera

Ramsés seguirá

Aunque no está confirmado de manera oficial, todo hace indicar que Ramsés Gil continuará al frente de la Gimnástica Segoviana la próxima temporada. Al menos ese fue el acuerdo al que llegó el actual técnico con el presidente del club, el de ponerse al frente del banquillo gimnástico en la recta final de la temporada en la Segunda RFEF y en la campaña siguiente, independientemente de la categoría en la que estuviera el equipo.