Porfirio Fisac deja el Zaragoza y ficha por el Gran Canaria

El entrenador segoviano cumple una nueva etapa en la máxima categoría nacional con un contrato de dos años

194

Porfirio Fisac (Segovia, 1965) deja el Basket Zaragoza y pone rumbo al Gran Canaria. Tras dos temporadas en el conjunto maño con números de los más destacados de la ACB, quedando sexto y tercero en la clasificación, emprende una nueva etapa en el equipo isleño con un contrato para los dos próximos cursos. El segoviano acumula nueve campañas en la máxima categoría nacional después de pasar por los banquillos del Guipuzkoa Basket, el CB Valladolid y el Fuenlabrada.

La recién terminada temporada consiguió llevar al Zaragoza a semifinales, clasificando así a la plantilla para competición europea. Las cifras del plantel maño en liga regular fueron de 16 victorias y siete derrotas, tan solo superadas por el Real Madrid y el Barcelona.

El planteamiento del Zaragoza era dar continuidad al proyecto de Fisac, pero sus alto rendimiento no ha pasado desapercibido para otros equipos y la apuesta del Gran Canaria por estar en la zona alta pasa por el trabajo del entrenador de Fuenterrebollo. Al poco de que el club aragonés confirmara su salida, los canarios anunciaron su incorporación.
Fisac no quiso dejar pasar la oportunidad de despedirse y remitió una carta mostrando su agradecimiento:

“Tras dos años maravillosos disfrutando a vuestro lado ha llegado el momento de separarnos. Y me gustaría agradecer en primer lugar a todo mi cuerpo técnico por la ayuda, el empuje y el trabajo realizado para hacer posible que nuestro Basket Zaragoza sea respetado y valorado en toda Europa. Muy especialmente a mis ‘cachirulos’ que habéis viajado conmigo durante estos dos años.

También a toda la gente de oficina del club y trabajadores de a pie, tanto del pabellón Príncipe Felipe como del C.D.M. Siglo XXI: gracias por vuestra ayuda y colaboración. Igualmente, mi gratitud a voluntarios y entrenadores de cantera que cada partido habéis hecho posible que el Felipe haya sido y siga siendo una fiesta.

También mi reconocimiento y gratitud a patrocinadores y empresas colaboradores del club, especialmente al Grupo Costa, representado por Jorge Costa. Gracias por apoyar a Aragón y al proyecto de baloncesto de Casademont Zaragoza, ahora y en un futuro. Gracias al Consejo de Administración y consejeros de Basket Zaragoza 2002, encabezados por alguien a quien respeto, aprecio y admiro por todo el esfuerzo y trabajo que hace por nuestro club y por mi persona durante estos dos años. Gracias, Reynaldo.

Finalmente, y no por ser menos importante, a la afición, nuestra ‘marea roja’. Por saber ser exigentes, pacientes y respetuosos con todos nuestros jugadores. Ha sido un orgullo trabajar con y para todos estos estamentos. Nos vemos pronto. Aúpa Basket Zaragoza siempre. Un, dos, tres… Rasmia”.