Publicidad

Dicen que en el fútbol de élite, a partir de los 35 años es complicado continuar, salvo que el jugador tenga un físico privilegiado. Y ciertamente hay casos muy sonados de jugadores que aún continúan a buen nivel sobrepasando esa edad, aunque lo normal sea lo contrario.

En la Tercera División del fútbol nacional, existen algunos casos más de futbolistas que alargan su vida deportiva, algo lógico teniendo en cuenta que los ritmos son mucho menores que en la élite. Pero el caso de Diego Navarro ‘Pluma’ es absolutamente atípico, puesto que con 41 años y una larguísima carrera tanto en el fútbol sala como en el fútbol, el capitán del CD La Granja se mantiene a un alto nivel, tanto que formó parte del equipo titular que el pasado fin de semana perdió en El Montecillo frente a la Arandina.

Hablar con Pluma es hacerlo con una de las voces más autorizadas del vestuario granjeño, y por ello nadie mejor que él para explicar la situación del equipo en esta primera vuelta que acaba de terminar, y en la que el CD La Granja ha pagado caro el cambio radical que supuso el nuevo proyecto del club, y que propició la baja de más de la mitad de la plantilla, muchos de ellos futbolistas que sumaban un buen número de temporadas en la entidad, para dar entrada a nuevos jugadores.

“El fútbol me gusta mucho, físicamente estoy bien, y la familia me dice que no tengo por qué dejarlo, pero la situación del club me ha terminado quemando”

“Es evidente que tantos cambios en el equipo no iban a favorecer precisamente al equipo”, señala el capitán, que pone el énfasis en que buena parte de la pretemporada se realizó con un exagerado número de jugadores, de los que finalmente se quedaron una docena de futbolistas “que vienen con su representante y con la intención de jugar. Si ven que no lo hacen, se irán del club ahora invierno”, como ya ha pasado con el brasileño Ramón, que ya ha señalado que no continuará en el equipo.

“El problema es que algunos jugadores de los que llevamos muchos años aquí ya comentamos el riesgo que se corría con un cambio tan radical, y en lugar de escucharnos, se nos echaba en cara que no estábamos ayudando al club. Le ha pasado a Mario, le ha pasado a David… y a mí también”, afirma Pluma, que no por ello ha dejado de ser el ejemplo para el vestuario.

ECHARSE A UN LADO

Pero el capitán se ha cansado de esta situación, y ha decidido que la 19/20 será su última temporada vistiendo la camiseta del Club Deportivo La Granja. “Me siento bien físicamente, y el fútbol me gusta mucho, pero la situación que se ha vivido en el club me ha ‘quemado’ demasiado, y aunque no está totalmente decidido, tengo bastante claro que debo echarme a un lado, así que esta será mi última temporada en el CD La Granja. Posiblemente siga jugando, pero ya en la liga provincial”.

Pluma seguirá jugando al fútbol en el Real Sitio FC, club de nueva creación que en muy poco tiempo ha conseguido sumar un buen número de efectivos, entre ellos la mayor parte de los niños de La Granja. “Fundamos el club para que los niños no se quedasen sin jugar”, señala Pluma, “y creamos el equipo de liga provincial porque nos lo pedía la gente. Tanto es así que hubo jugadores que no entraron en ese equipo, y por ello también tenemos un equipo en los Juegos Municipales. Y también contamos con un conjunto femenino, al que estoy seguro que se irán incorporando cada vez más jugadoras”.

CAMBIOS (EN PRINCIPIO) A MEJOR

Tras la marcha de Pablo Alejandro de la presidencia del CD La Granja pocos días después de que lo hiciera Carlos Fonseca del banquillo granjeño, la llegada de Javier Montero al club le ha supuesto al equipo una mejoría en las formas, “ya que tengo buena sintonía con él y por lo menos escucha nuestras demandas y trata de poner remedio a situaciones algo tristes, como que no teníamos ni chandals para todos, ni sudaderas para entrenar todos conjuntados. El club nos ha proporcionado unos chubasqueros, y nos comprará unas sudaderas para entrenar, y de verdad agradezco que Javier y los directivos hayan tenido el valor de dar el paso adelante y hacerse con las riendas del club, pero estoy saturado con todo lo que ha pasado”.

“Agradezco al nuevo presidente y a los directivos el valor que han tenido cogiendo el club. Tenemos buena sintonía con ellos”

La entrada de Miguel de la Fuente al banquillo granjeño también ha sido bien acogida por el capitán del equipo, “porque se está tomando las cosas muy en serio, y tanto él como el preparador físico trabajan mucho para sacar al equipo de los puestos de abajo de la clasificación”. Incluso el entrenador se ha puesto en contacto con algunos de los futbolistas que militaron en el equipo el pasado año, aunque las posibilidades de que retornen son escasas, y sí hay más opciones de que el equipo pierda algunos efectivos en las próximas jornadas.

Por ello el club ha incorporado a dos futbolistas llegados del Villa de Simancas que reforzarán al equipo de cara a la segunda vuelta que Pluma espera que sea mejor que la primera. “Creo de verdad que podemos salvar la categoría, y ojalá no me equivoque”. Por ganas del ‘4’ del CD La Granja no será, porque después de un buen número de años defendiendo el escudo del conjunto de su pueblo, Pluma quiere echarse a un lado dejando al equipo donde considera que le corresponde estar, en la Tercera División.