Las medidas sanitarias impuestas por el Gobierno de España y ampliadas en su rango por la Comunidad de Castilla y León van a suponer un buen problema para un buen número de deportistas segovianos cuya actividad es no profesional, y por lo tanto considerada como ‘no esencial’ por el Real Decreto.

Las actividades esenciales son básicamente las mismas que ya se anunciaran en el Decreto del pasado 29 de marzo, y en ellas no se incluye la práctica deportiva. Es evidente que en clubes profesionales el deporte practicado sí se entiende como práctica profesional, por lo que en principio no habría problema para que los entrenamientos de clubes como la Gimnástica Segoviana o el Viveros Herol Nava pudieran desarrollarse con normalidad, pero no es el caso del resto de actividades deportivas en Segovia.

Lo cierto es que buena parte de los conjuntos no profesionales comienzan sus entrenamientos cuando sus integrantes concluyen la jornada laboral, por lo que es bastante normal que los pabellones y los campos de fútbol registren una variada actividad desde las seis de la tarde y hasta la medianoche. Sin embargo, el hecho de que a las 22:00 horas haya que estar obligatoriamente en casa viene a trastocar estos planes de entrenamientos, puesto que los deportistas no tienen permiso para estar fuera de sus domicilios más allá de las diez.

Modificar o cancelar

Por lo tanto, y a salvo de que pueda producirse una excepción al toque de queda, buena parte de los conjuntos segovianos van a tener que, o bien modificar sus horarios de entrenamientos, algo complicado sobre todo en la ciudad puesto que la mayoría de las horas de los pabellones están ‘cogidas’ o bien suspender estos entrenamientos, un hecho que sin duda repercutirá en la normal disputa de las competiciones.

Un buen ejemplo de ello es el FS Mariano Rico Cuéllar de la Segunda División B de fútbol sala, que comienza sus entrenamientos a las 21:00 horas. Su entrenadora, Natalia Maroto, que vive en Segovia capital, expresaba en las redes sociales la imposibilidad de llevar a cabo con normalidad su función de entrenadora del equipo cuellarano con la de poder llegar a su domicilio antes del toque de queda.

Con respecto a este asunto, el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso presentó una enmienda para permitir la elaboración de un protocolo que permita la práctica de la actividad física y deportiva durante el estado de alarma, en el que se contemplen los procedimientos en caso de contagios y no supongan la pérdida de puestos de trabajo.

Además, se pretende que dicho protocolo establezca “las normas básicas para la práctica deportiva de forma segura frente a los posibles contagios, de tal forma, que el confinamiento no promueva entre la población, actitudes sedentarias que conlleven otro tipo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, colesterol alto o aumento de sentimientos de depresión y ansiedad”.