41 2
Los jugadores del Balonmano Nava celebran la victoria con sus aficionados./ AMADOR MARUGÁN

Una portentosa actuación de Dzmitry Patotski le dio al Viveros Herol Nava la victoria en el derbi de la décima jornada de la Liga Asobal que le enfrentó al Recoletas Atlético Valladolid en un partido intenso que el conjunto pucelano dominó durante muchos minutos, pero sin lograr sentenciar frente a un equipo segoviano que elevó su nivel defensivo y se apoyó en su incondicional afición para remontar un marcador adverso que llegó a ser de cuatro goles.
Dos balones perdidos por Andrés Moyano y la primera exclusión para Gonzalo Carró marcaron el inicio del partido para el Nava, que durante más de un minuto y medio defendió en inferioridad el ataque de un Atlético Valladolid que empezó frío el encuentro, tanto que en el cuarto minuto de duelo el 0-0 campeaba en el marcador.
Luis de Vega, con tres paradas consecutivas, aguantaba al equipo bajo los palos, pero el segundo error consecutivo en ataque de Prokop ponía en evidencia que el ataque navero no correspondía a la intensidad que se estaba poniendo en la defensa.

 

41 1
La barrera de jugadores naveros impide el gol de Álvaro Martínez. / AMADOR MARUGÁN

Pero como quiera que el 6:0 se ajustaba bien al ataque vallisoletano, el partido estaba en un pañuelo, porque el parcial de 3-0 para Nava le daba la vuelta al marcador, aunque de nuevo un par de imprecisiones ofensivas de los locales le daban a Nicolo D'Antino la oportunidad de demostrar su calidad desde el extremo. Y como quiera que de nuevo el ataque navero se quedó estancado y las pérdidas comenzaron a ser castigadas sin compasión, Álvaro Senovilla tuvo que parar el partido con 4-7 en contra y hacer las primeras rotaciones.

EL ATAQUE MARCA LA DEFENSA

La roja para Pedro Martínez Camí en el minuto 13 ponía en evidencia que los árbitros iban a conceder lo justo en un derbi intenso en el que ninguno de los dos conjuntos brillaba en exceso en ataque. Pero en el Recoletas César Pérez aumentaba su porcentaje de paradas ante lanzamientos claros de los jugadores locales, para mantener a su equipo por delante aunque la diferencia fuera mínima.

 

41 3
Ahumada finta en el aire para encontrar el hueco y batir a César Pérez. / AMADOR MARUGÁN

Luis de Vega siguió la estela del guardameta del Atlético Valladolid, y entre él e Isaías Guardiola se erigieron en protagonistas durante unos minutos en los que se llegó a igualar el partido. Porque el problema de Nava no estaba en la defensa, que con el 6:0 se sujetaba más que bien, sino en un ataque de nuevo demasiado errático, lo que propiciaba las contras del Atlético Valladolid que aumentaban la distancia hasta el 9-13, porque el equipo pucelano aprovechaba cada regalo de su rival. Y no eran pocos, a los que además había que sumar algunas decisiones arbitrales demasiado permisivas con la defensa del conjunto visitante, que se marchó al descanso con la ventaja en el electrónico (10-14).
La segunda parte comenzó con dos paradas de Patotski y un gol de Borja Méndez que parecía meter el partido en otro escenario más favorable al Balonmano Nava, que con un parcial de 3-0 retornó al encuentro del que se había salido en la recta final de la primera parte.

MENOS PÉRDIDAS, MEJOR SELECCIÓN

El equipo local necesitaba no precipitarse para seguir con opciones, y la presencia de Smetanka y Borja Méndez en la primera línea aseguraba menos pérdidas, aunque ello implicara perder lanzamiento exterior. Pero la táctica daba resultados, porque Smetanka lograba empatar el encuentro a 16 goles y provocar así el tiempo muerto de David Pisonero, porque la defensa segoviana se estaba imponiendo al ataque pucelano.
El tiempo muerto le vino bien al Recoletas, que elevó su nivel defensivo, encontró en Álex Pisonero al líder anotador que necesitaba su equipo, y a Yeray Lamariano para amargarle la noche a los lanzadores segovianos. Así pudo mantenerse el equipo visitante por delante en el marcador, impidiendo que el Viveros Herol culminara su remontada.

 

Jugar con dos centrales como Borja Méndez y Tomas Smetanka en la primera línea sacrificó lanzamiento exterior, pero benefició sobremanera la circulación de la bola, evitando las pérdidas

Pero Patotski se empeñó a mantener al Balonmano Nava em el encuentro con intervenciones de mucho mérito que dieron la réplica a las de Yeray, y a seis minutos para el final el 24-24 dejaba abiertas todas las posibilidades.
Prokop puso el 22-21 cuando Nava se manejaba con un jugador menos por la exclusión de Ahumada, y tuvo en su mano la posibilidad de poner dos goles de renta, pero Yeray lo evitó. Como evitó Patotski el empate a 23 a un minuto del final, dándole a su equipo la posibilidad de atacar para sentenciar el partido.
El tiempo muerto pedido por el conjunto local para montar el ataque no salió bien porque Borja se estrelló ante Yeray, y el Recoletas dispuso de medio minuto para intentar empatar el duelo. Pisonero dispuso un ataque con siete pero la defensa de Nava se empleó con orden, y el golpe franco final de Álvaro Martínez con el tiempo cumplido no encontró portería.

41 4
Los aficionados del Balonmano Nava apoyaron al equipo con bengalas y disfrutaron de la victoria. / AMADOR MARUGÁN