Una portentosa actuación de Dzmitry Patotski en la portería del Viveros Herol Nava fue decisiva para que el conjunto segoviano lograse la victoria por 31-30 sobre el Ademar de León en el derbi autonómico que cerró la jornada decimoctava en la Liga Plenitude que el conjunto navero tuvo controlado durante muchas fases, pero al que la expulsión de Guardiola y un cambio defensivo del Ademar complicó sobremanera.
Durante toda la semana el cuerpo técnico del Viveros Herol Nava había incidido en la necesidad de mejorar los números defensivos del equipo, y durante la primera parte del encuentro se vio una mayor actitud defensiva por parte del 6:0 local, con Guardiola y Carró muy activos en el centro, obligando al Ademar a consumir más segundos de los deseados en montar su ataque.

 

27 2
Guardiola supera a Kilian en un contragolpe./ AMADOR MARUGÁN

Por ello, aunque las primeras ventajas del encuentro fueron visitantes, no tardó el equipo de casa en tomar la iniciativa en el marcador, con ventajas que llegaron a alcanzar los tres goles en diversas fases del primer tiempo.
El Ademar sobrevivía en el partido gracias al acierto de Carlos Álvarez desde el extremo, con cinco goles en los primeros treinta minutos, pero no aprovechaba bien sus muchos momentos en superioridad, ya que los locales acumularon hasta cinco exclusiones en el primer tiempo, algunas de ellas evitables fruto de la intensidad con la que se estaba viviendo un partido que tenía mucho que pitar y en el que los colegiados repartieron errores.

 

El cambio a defensa 5:1 que propuso Dani Gordo, y la expulsión de Guardiola cambiaron la dinámica de un partido controlado

La intensidad defensiva local y el guardameta bielorruso fueron los pilares sobre los que el Nava cimentó la ventaja de 15-13 con la que se llegó al descanso de un partido que los de casa tenían bien amarrado ante un oponente que se mostraba demasiado irregular en su juego, sin mostrar la solidez de partidos anteriores, ya que solamente Juan Castro y sobre todo Carlos Álvarez parecían capaces de mantener el nivel competitivo que el Balonmano Nava había puesto muy alto.
En el segundo tiempo se mantuvo la dinámica del encuentro, con el equipo de casa liderando el marcador con cierta solvencia. Los goles llegaban prácticamente desde todas las zonas, con ‘Pancho' Ahumada anotando desde el extremo, Moyano sumando desde el lateral, y Borja Méndez dando un clínic de cómo atacar el uno para uno.

DANI GORDO CAMBIA EL RITMO

De esta manera, no fue de extrañar que el Viveros Herol consiguiese mantener la diferencia de tres goles con bastante solvencia, e incluso aumentarla aprovechando la exclusión de Wasiak. Aunque Ademar dio un pequeño tirón, mediada la segunda parte Dani Gordo consumió su primer tiempo muerto porque su equipo no terminaba de estar fluido en ataque. Pese a ello, los de casa alcanzaron la máxima diferencia en el marcador con el 25-20 que anotó Dani Pérez desde el extremo.
El técnico del Ademar quiso cambiar el ritmo del choque subiendo a Adrián Casqueiro al 5:1 en una decisión que se reveló más que acertada para su equipo, que un par de acciones después vio cómo los árbitros expulsaban por roja directa a Isaías Guardiola por un golpe a Juan Castro. Y ahí fue cuando al Balonmano Nava se le empezar a acumular los problemas.
Y esto fue así porque, con Borja Méndez bien marcado, el equipo segoviano fue paulatinamente yendo a menos en su juego ofensivo. Un parcial de 1-4 elevaba los niveles de alarma en equipo y afición, porque a diez minutos para el final el Ademar se había colocado a tan solo dos goles… y pudo ser peor porque hasta en dos ocasiones Patotski evitó que los lanzadores visitantes, llegados hasta los seis metros, consiguieran reducir aún más las diferencias.

 

27 1
El banquillo del conjunto segoviano vivió el partido con toda la intensidad./ AMADOR MARUGÁN

El partido se movía a oleadas, y el Ademar estaba aprovechando la suya de manera más que eficiente. Tanto fue así que a poco menos de cinco minutos para el final Miñambres anotaba el 28-28 que obligaba a Álvaro Senovilla a parar el partido buscando no perder la iniciativa en el electrónico.
Había que tomar decisiones en ataque, y Smetanka tomó una buena manteniendo a Nava por delante. Seguidamente el Ademar falló su ofensiva y Moyano aprovechó para devolver los dos goles de renta en un mazazo que parecía definitivo para la suerte del partido. Pero no fue así porque un gol rápido de los leoneses, y un error en el ataque que propició una contra, volvieron a poner el partido en un puño.

HASTA EL FINAL

Ya en el último minuto, con empate en el marcador y sin tiempos muertos que Senovilla pudiera utilizar, Mario Nevado encontró un espacio para poner el 31-30 con treinta segundos por delante para que el Ademar montase su ataque. De manera lógica el equipo ademarista atacó con siete, y tras una primera acción que acabó en saque de banda, una puesta rápida en juego del balón dejó solo a Alberto García en los seis metros. El empate parecía inevitable, pero Patotski culminó su gran actuación con una parada al lanzamiento del pivote leonés que le dio la victoria al conjunto segoviano. Así se celebra una renovación.

27 3
Reconocimiento del Balonmano Nava a Juan Carlos Pastor./ AMADOR MARUGÁN