El jugador del CD Claret Nicolás Lucas intentan frenar la salida de balón del contrincante. / KAMARERO
Publicidad

Tras la victoria del sábado pasado frente al Club Soria Baloncesto, el conjunto dirigido por Diego Pascual se las prometía muy felices en su visita a la capital de la Comunidad, pero un pésimo inicio de cara al aro echaba por tierra cualquier posibilidad de conseguir un resultado positivo. Y es que hasta el minuto 4 de partido no llegaba la primera canasta en juego del partido con un triple de Mínguez (6-4 en el luminoso) y hasta el minuto 3 del segundo cuarto sólo se anotarían otros cuatro puntos más, si bien una defensa aceptable en el juego estático hacia posible que el resultado fuera escandaloso, sí hacía muy difícil una posible remontada (18-8 el resultado al final del primer periodo y hasta 23-10 el parcial completo hasta ese minuto 3).

Las cosas siguieron por ese camino durante el resto de la primera mitad, un equipo muy desacertado de cara a canasta y un conjunto vallisoletano que aprovechaba su mayor intensidad en el contrataque y en el rebote ofensivo para castigar de manera más frecuente el aro segoviano.

La segunda parte se iniciaba con un mejor juego del lado de los de Pascual, anotando con más frecuencia y buenas acciones defensivas intercalando zonas e individuales, reduciendo la diferencia hasta los 14 puntos (45-31 en el minuto 5 del tercer cuarto) pero dos triples consecutivos de los pucelanos devolvían a la cruda realidad del marcador a los claretianos. (55-37 al final del tercer cuarto).

El último cuarto siguió por los mismos derroteros del tercero, un continúo quiero y no puedo de los visitantes que llegaron a perder por una máxima de 23 puntos a falta de dos minutos respondida por un triple de Cano. El marcador ya no se movería más reflejando un 67-47 final.

A esperar para pasar a la fase final de la Copa

El CD Claret debe esperar ahora al resultado entre sorianos y vallisoletanos para determinar si son segundos, lo que les daría ventaja de campo en el cruce de cuartos, o terceros, lo que les llevaría a tener que desplazarse para disputar dicho cruce, una vez perdida toda esperanza de acceder directamente a semifinales.