El técnico del Viveros Herol Nava, Daniel Gordo, da instrucciones a sus jugadores durante un tiempo muerto. / A. MARUGÁN
Publicidad

El calendario de la Asobal juntó cuatro jornadas en apenas 12 días y parece que la exigencia de la agenda liguera no está permitiendo al Balonmano Nava seguir en la dinámica que venía evidenciando. De estos cuatro partidos, el conjunto de Daniel Gordo ya ha jugado dos y ambos se cuentan por derrotas. Dos encuentros contra rivales con una puntuación similar y que hasta el momento iban por debajo en la tabla -Puente Genil y Anaitasuna-, pero el hecho de no sacar rédito en ninguno de estos compromisos le ha llevado a bajar a la undécima posición. La victoria conseguida en Benidorm -la primera a domicilio- le alzó a la sexta plaza y desató cierta euforia, teniendo en cuenta que se trata de un equipo recién ascendido y debutante en la máxima categoría del balonmano nacional, pero los dos últimos resultados le obligan a prestar mayor atención en las siguientes citas antes de cerrar el año.

Contra el Puente Genil cayó por la mínima en casa (24-25) y el miércoles se enfrentó a un Anaitasuna con las ideas claras que sacó el máximo rédito posible a sus acciones a la contra para irse al descanso 16-8. Respondió el cuadro navero, aunque la distancia fue tan grande que solo pudo mejorar su capacidad competitiva para acabar 27-22. Un cambio que bien puede servir de guión para los próximos duelos. El primero tendrá lugar mañana, sábado, en el pabellón Guerrer@s Naver@s frente al exigente Bidasoa Irún, en horario matinal (11.00).

El plantel irundarra es cuarto en la clasificación con 20 puntos, diez más que el equipo de Nava de la Asunción. Tras perder el fin de semana contra el BM Logroño (30-24), el miércoles se impuso con contundencia al Cangas (32-19). “Tiene buena portería y jugadores muy determinantes gracias a su calidad individual”, valoró Gordo en rueda de prensa sobre el rival; y continuó: “Luego tiene cosas muy bien trabajadas en el plano ofensivo y cuenta con una dinámica positiva, que le permite ganar partidos en los momentos finales”.

Pese a las dos derrotas, el técnico del cuadro navero se mostró firme: “El equipo está con la confianza de ganar a uno de los gallos de la categoría. Vamos a intentar dar la sorpresa hasta donde lleguemos. Bidasoa hasta hace no mucho se enfrentaba a Nava, pero eran otras circunstancias. Ahora es de los equipos que más está creciendo y va para arriba con jugadores internacionales y con mucho bagaje en Champions. Un club que ha sido campeón de Europa está volviendo a ser lo que era”.