El atacante del CD La Granja Lucho se dispone a controlar un balón en su debut en la competición contra el Atlético Astorga. / KAMARERO
Publicidad

El CD La Granja cayó frente al Atlético Astorga, pero dio otra dimensión. El equipo que dirige Carlos Fonseca plantó cara al plantel leonés, pese al resultado. La llegada de los ‘transfer’ de Lucho y Ramón -el mejor hoy de los del Real Sitio- supuso un soplo de aire fresco para una plantilla que hay que esperar; pues todavía faltan Tomás y Dani, dos hombres que se postulan como importantes para ampliar el casillero de los puntos.

Por fin pudo Fonseca presentar una compensada convocatoria. A la novena jornada. Con el alta competitiva de Lucho y Ramón, el técnico del CD La Granja introdujo movimientos en su esquema y contó con fondo de armario. Los dos nuevos integrantes salieron en el once de inicio para copar el extremo derecho y la mediapunta respectivamente. Su debut en el campeonato liguero no pasó desapercibido y pronto Lucho mostró su dinamismo en la parcela ofensiva, asociándose con criterio con Jonan.

El conjunto maragato, por su parte, llegó a El Hospital con la firme intención de llevar la iniciativa y hacer suyo el encuentro desde los primeros trances. Apenas siete minutos le hicieron falta para adquirir el mando del partido, al aprovechar una imprecisión de los locales. La zaga granjeña y el portero Lorenzo no terminaron de entenderse y dejaron un balón muerto con lazo y envoltorio a Diego Santín para que este abriera el marcador (0-1).

Con el resultado de cara, el Astorga mantuvo el orden de su dibujo, con tres centrales, liderados por Uña. En el centro, Taranilla y Javi Amor tomaron el peso de la creación, buscando siempre los movimientos de sus hombres más adelantados. Precísamente una combinación entre los dos centrocampistas más destacados de los leoneses posibilitó el segundo. Taranilla dibujó un magnífico pase entre líneas que encontró en Amor su mejor destinatario para superar a Lorenzo (2-0).

No se vino abajo el cuadro de San Ildefonso, aunque la losa del marcador era demasiado pesada. Un disparo lejano de Ramón con buenas intenciones marcó la línea a seguir. Se animaron los locales y, de nuevo, Ramón hizo buena una jugada colectiva que remató con determinación en boca de gol para recortar distancias (1-2). De forma casi continuada, Vitolo pudo empatar, pero se entretuvo en la finalización. Mejoró sustancialmente La Granja; aunque su defensa fue una colección de fisuras, que dio opción a los visitantes a ampliar su renta ganándole la espalda. Santín golpeó repetidas veces, siendo la más clara una que terminó en la madera.

La primera parte se abrochó con una oportunidad de Mario que a punto estuvo de valer para colocar las tablas. Ya en el segundo tiempo, el Astorga arrancó un punto por encima. Primero Amor y después Gonzalo, con un tiro de falta que se estrelló en el larguero, evidenciaron las intenciones del conjunto maragato. El 10 del Astorga fue un quebradero de cabeza para los defensores locales y, cuando mejor estaba La Granja ofensivamente, hizo el 1-3. Ese resultado fue el resultado final.