fs segosala
Edu consigue regatear a un contrario y encara la portería rival en un partido anterior./ NEREA LLORENTE

Tanto el Segosala de la Segunda División B como el Unami de la Segunda Femenina tienen por delante una jornada para definir las expectativas en sus respectivas competiciones tanto de clasificación para la Copa del Rey en el caso del conjunto de Ángel Zamora, como de permanencia asegurada para las de Toño González.

El Segosala viaja hasta Ferrol donde le espera el filial del O Parrulo, que el pasado fin de semana cayó goleado en su visita a la cancha del Guardo. El equipo segoviano, que cuenta sus partidos por victorias en esta segunda fase de la competición, es actualmente tercero en la tabla, pero tiene la segunda plaza a tan solo un punto y de lograr la victoria en Galicia dejará muy encarrilada su clasificación para la próxima Copa del Rey de fútbol sala.

Con la moral por las nubes tras los últimos resultados, la única novedad en la convocatoria con respecto a la última victoria ante el Ribeira de Piquín estriba en la ausencia de Javi Antona por motivos personales, entrando Samu en su lugar para ocupar su plaza de cierre, importante para la defensa sobre el pivote de un O Parrulo que tiene un sistema de juego en el que destaca la calidad en el uno para uno. Los lesionados del equipo prosiguen con su recuperación a la espera de poder ayudar en las próximas jornadas.

Por su parte el Unami, con una docena de puntos de ventaja sobre las posiciones de descenso cuando restan siete jornadas para el final de la competición, recibe en el pabellón Pedro Delgado (18.30 horas) al Alcorcón, tercer clasificado del grupo por la permanencia, en un encuentro que, de caer la victoria del lado segoviano, dejará prácticamente decidida la continuidad del Unami en la Segunda Femenina, si bien es cierto que la ventaja que atesoraba el equipo de Toño González desde el inicio de la segunda fase era sustancial de cara a disputar los partidos con mayor tranquilidad.