Pablo, culminando un ataque desde el extremo derecho. / ASCENSIÓN CALVO
Publicidad

El segoviano de Nava de la Asunción Pablo Rodríguez jugará la próxima temporada en en Lanzarote buscando el ascenso a la División de Honor Plata de Balonmano, después de realizar un gran trabajo en la pasada campaña militando en las filas del Balopal de Palencia, conjunto al que llegó procedente del Viveros Herol Nava.

Con los 103 goles anotados en 23 encuentros, la actuación del segoviano no pasó inadvertida para el Lanzarote, cuyo técnico Jesús Casanova, lo definió como “un extremo nato que tiene buena envergadura para defender bien en su puesto, rápido al contragolpe y con buen salto para conseguir buen ángulo y finalizar los lanzamientos”. Sobre su rendimiento espera que “aporte trabajo, sabemos que es un jugador que tiene calidad suficiente como para ser una pieza importante en el equipo”.