Publicidad

Pablo Alejandro observa desde la distancia el trabajo que está realizando la Junta Directiva del CD La Granja, después de que Javier Montero le hubiera dado el relevo tras las elecciones a la presidencia del club que dejó después de varias décadas vinculado a él “y lo que me queda, porque sigo siendo socio. Pero ahora estoy mucho más tranquilo viendo que el club está en buenas manos”.

– ¿Duerme mejor ahora que ya no es presidente del CD La Granja?
– Tengo la suerte de que yo siempre he dormido bien, aunque evidentemente hay algo que nos ha quitado el sueño a todos, y es esta pandemia que en mi caso se ha llevado a mi madre. Pasé unos malos días, pero hay que seguir adelante.

– ¿Se ha quedado el club en buenas manos?
– Indudablemente. Eso lo dije cuando hicimos las elecciones y lo mantengo ahora. En todos los años anteriores, las juntas directivas habíamos dejado un legado muy bueno, con cero deudas y un superávit de entre 55.000 y 65.000 euros en la cuenta del club, más todas las subvenciones pendientes de cobrar. Y creo que dejamos esa cantidad de dinero en unas manos muy responsables que los van a administrar y a saber llevar de muy buena maneras. Espero que la suerte nos acompañe, y ya que el coronavirus nos ha facilitado seguir en Tercera aunque tristemente a costa de muchas vidas, que al año que viene nos quedemos por nuestros méritos.

“En la pasada campaña el proyecto fue un fracaso que asumió la directiva, pero principalmente yo, porque era quien tomaba las decisiones”

– El CD La Granja se está moviendo con diligencia pese a que hay mucho tiempo por delante antes de la próxima temporada. ¿Qué opinión le merece?
– Está bien el poder planificar con tiempo de antelación. En la pasada campaña, y hay que decirlo así, nuestro proyecto fue un fracaso, que asumió toda la junta directiva, pero principalmente yo, porque era quien tomaba las decisiones. No resultó positivo, como se vio a lo largo de la temporada, a pesar de que no vinieron malos jugadores, ya que algunos de ellos están jugando en equipos de Tercera con aspiraciones. Pero es evidente que el proyecto no fue bueno.

– ¿Ha dejado muchos amigos en el fútbol?
– Los amigos de verdad ya los tenía de antes, y los puedo contar con los dedos de una mano. Ahora bien, amistades he hecho muchas, y puedo ir a cualquier sitio de Castilla y León, que tengo seguro un teléfono al que llamar y una amistad con la que tomar un café. Ya sea en Palencia, en Burgos, en Zamora…

– (…)
Además, el fútbol me ha dado a conocer a mí, que soy un simple funcionario. Pero el haber estado tanto tiempo en los medios de comunicación, haber conocido a mucha gente a través del fútbol, es algo que te da mucha satisfacción. Que jugadores que compartieron vestuario conmigo hace 25 años me hayan llamado para darme el pésame por lo de mi madre es algo que te llena mucho.

Pero, al igual que he dejado muchas amistades, también he hecho algunos enemigos, aunque prefiero quedarme con los primeros y olvidarme de los segundos.

– Ahora podrá olvidarse con más motivo, después de que se desestimara una demanda contra usted (interpuesta por un aficionado del CD La Granja por unas amenazas en los minutos previos al partido que el conjunto granjeño disputó en el Ruta de la Plata ante el Zamora).
– Ya tenía ganas de que este asunto se terminara, porque estos temas siempre resultan desagradables. Se celebró el juicio el 4 de marzo en Zamora, y la sentencia no salió hasta ahora. Para mí ha sido una alegría recibirla, porque me absuelve totalmente de las acusaciones que este señor vertía sobre mí. La jueza ha demostrado que no tiene ningún fundamento y ha resuelto a mi favor. Estoy contento porque la justicia se ha hecho valer, en esa denuncia se ponían muchas cosas que no eran verdad, y las mentiras tienen las patas muy cortas. Al final se ha solucionado todo de manera favorable, y estoy muy satisfecho. Creo que debe imperar la sensatez y la cordura, porque la justicia está para cosas más importantes que resolver demandas de estas características.

 

“Las cosas no solo hay
que denunciarlas, sino demostrarlas. Y la justicia
ha demostrado que la denuncia que se presentó contra mí
no era cierta”

 

– Pues el tema llegó a la Federación Española de Fútbol…
– Que lo archivó a la semana. Llegó una denuncia contra mí al Comité de Antiviolencia en la que casi se me consideraba un terrorista, pero ese Comité decidió archivar el caso hace ya varios meses, y no pasó la cosa de ahí porque eran acusaciones sin fundamento ni visos de realidad. Las cosas no solo hay que denunciarlas, sino demostrarlas. Y yo ahora puedo decir que la denuncia que se presentó contra mí no es cierta, como así ha dejado claro la justicia.

– Habría sido un broche terrible terminar una carrera de presidente con una sentencia condenatoria.
– Pues sí, y este tema me ha causado un gran disgusto, porque me vi involucrado en algo que yo no había hecho. Afortunadamente pude contar con dos testigos que presenciaron todo lo que pasó y que así lo dijeron. Yo no quería terminar así mi carrera en el mundo del fútbol, siendo un ‘camorras’. Esta sentencia me deja tranquilo, pero no me quita el disgusto que he pasado en estos meses.

“Preveo una caída muy fuerte de socios”

– El hecho de volver a la apuesta por el jugador de Segovia, ¿puede animar al pueblo de La Granja a volver al campo?
– El fútbol ha caído mucho a todos los niveles, y con la crisis que vamos a pasar tras el coronavirus lo vamos a notar aún más. Creo, y así se lo comenté al presidente, que va a haber una caída muy fuerte de socios, tal y como la tuvimos con la crisis de 2008 en la que se nos dieron de baja 150 socios de una tacada, y el año que viene va a ser muy duro.

Creo que es muy loable y muy acertada la apuesta por el jugador segoviano, que es la que nosotros hemos mantenido durante mucho tiempo en el club por el que han pasado muchísimos jugadores segovianos. El año pasado se dio un mal paso y por eso se va a volver a la dinámica de antes, de apostar por el jugador de Segovia que terminaba en la categoría juvenil, aunque seguramente haya que traer algún futbolista de fuera para reforzar algunas posiciones.

– ¿Está de acuerdo con la decisión de la junta de que el CD La Granja comience a pagar a sus jugadores?
– No. No me gusta que los jugadores cobren, y así se lo he dicho al presidente. Pero yo lo digo ahora como socio, y es la Junta Directiva la que toma las decisiones así que hay que respetar lo que hagan. No me gusta esa política porque nunca se ha tomado aquí, y porque el jugador en el campo no va a rendir más porque le estén pagando 100 euros. Yo he sido jugador, y en el campo nunca te acordabas del dinero. Pero, sin compartir la decisión de la Directiva, por supuesto la respeto.