Otra vez sin opciones

El Viveros Herol Nava se estrella contra la defensa del Bidasoa y cae ante un rival liderado por los veteranos Sierra y Aginagalde

El Viveros Herol Nava jugó una aceptable primera parte. / FOTO BALONMANO NAVA
Publicidad

El Viveros Herol Nava jugó una aceptable primera parte, pero bajó mucho sus prestaciones en la segunda, frente a un Bidasoa que demostró una gran solvencia defensiva, y no poca efectividad en ataque con su demoledor juego buscando al pivote.

Los primeros minutos del encuentro fueron un duelo entre la efectividad del chileno Rodrigo Rosales en los lanzamientos desde los nueve metros, y las intervenciones de Dzmitry Patotski bajo los palos de la meta navera. Y es que el guardameta polaco solo cedió ante el chileno, impidiendo que el resto de los jugadores del Bidasoa anotaran.

En el otro lado, era ‘QuilloSierra quien le amargaba la mañana a Paco Bernabeu, permitiendo que su equipo liderara el marcador con una distancia que rondaba los dos y tres goles. El Viveros Herol Nava no se iba del partido, pero en sus intentos de hacer ataques rápidos se perdían algunos balones.

La defensa al pivote, una cruz

Un golpe sobre Salinas dejó al lateral del Bidasoa fuera de combate durante muchos minutos, pero este hecho no pudo ser aprovechado por el Nava, sufriendo en defensa con los movimientos de Sergio de la Salud y los espacios que abrían tanto Julen Aginagalde como Adrian Crownley entrando en el doble pivote.

A diez minutos para el descanso, y con 10-7 en el marcador, Diego Dorado pidió tiempo muerto para pedir a sus hombres un plus más en la ofensiva, pero le salió el tiro por la culata al técnico navero, porque la defensa irundarra se mostraba difícil de franquear, y tanto Simenas como Da Silva se encontraban con no pocos problemas para superar la zona central de la defensa.

Aunque Patotski se mantuvo durante muchos minutos con un cincuenta por ciento de paradas en la primera parte, no era nada fácil mantener ese porcentaje, y más teniendo en cuenta que el ataque del Bidasoa aprovechaba muy bien los movimientos de su jugadores de primera línea, y las conexiones con Aginagalde, para abrir brecha hasta los cuatro goles.

Descanso con buen sabor

La entrada en la pista de Carlos Villagrán puso algo más de dinamismo al juego de ataque navero, que redujo las distancias a dos goles y el Bidasoa sufriendo la exclusión de Sergio de la Salud en el tramo final. Pero un postrero gol de Rodrigo Salinas en inferioridad puso el 14-11 en el electrónico con la llegada del descanso.

Nava había conseguido aguantar el primer envite, y se preparó para una segunda mitad en la que podía pesar en el físico del Bidasoa su intenso partido del pasado jueves. Además, un cambio defensivo con Vujovic entrando en el avanzado dejaba claro que el Viveros Herol apostaba por subirse a las barbas a uno de los equipos invictos de la liga.

Sin embargo, no le salió bien la jugada a Diego Dorado, porque defensivamente no había manera de frenar las aportaciones de las individualidades del rival, y en ataque solamente Vujovic era capaz de encontrar un espacio en un solidísimo 6:0 irundarra.

Nulos en ataque

Un tiempo muerto segoviano quiso poner orden porque el marcador de 19-14 amenazaba con dejar al Viveros Herol sin opción de competir en el tramo final del partido. Pero un par de malas decisiones de Jorge da Silva y Lukas Simenas en acciones muy claras de ataque hizo malo el esfuerzo defensivo navero, que encajó un parcial de 4-1 en los primeros diez minutos de la reanudación, con nueve minutos seguidos sin marcar.

Y aún estuvo más minutos sin anotar el conjunto visitante, que no encontraba la forma de superar a Sierra ni siquiera desde los siete metros, en un calvario ofensivo que no fue mayor porque al Bidasoa se le empezó a acabar la gasolina, y también acumuló errores en ataque.

Maquilló un tanto el marcador el Viveros Herol en el tramo final, para cerrar el partido con una derrota por 28-21. Es complicado que un equipo recién construido deje demasiadas buenas sensaciones en las pistas de los mejores conjuntos de la Liga Asobal, y menos en las primeras jornadas de la temporada. Comienza ahora para el Balonmano Nava un tramo de la competición menos exigente en sus desplazamientos, donde ya habrá que pedir realmente el potencial del equipo.