Un encuentro del CD Claret de baloncesto, con público en las gradas./ KAMARERO

La mejoría de la situación sanitaria en Castilla y León todavía tiene que consolidarse, pero no cabe duda que en provincias como Segovia y Ávila esta mejoría está siendo tan notoria que la Junta ha establecido unas medidas especiales para ambas provincias, que en el apartado deportivo abre bastante la mano en lo referente tanto a la utilización por parte de los clubes de los pabellones en lo que a entrenamientos se refiere, como en la presencia de aficionados en los espectáculos deportivos.

De esta manera, tanto para Segovia como para Ávila la Junta ha dejado sin efecto la medida de prohibición de apertura al público de instalaciones deportivas convencionales y centros deportivos cerrados, y así los clubes como Segosala o StopGol han reiniciado sus entrenamientos, aunque con las restricciones ya tristemente habituales de entrenamientos individuales, con un aforo máximo de seis personas y espacio mínimo de 2×2 metros por usuario. Y todo ello teniendo en cuenta que el horario de las instalaciones debe adecuarse al estado de alarma, que sigue estableciendo el ‘toque de queda’ en ambas ciudades, como en el resto de la Comunidad, a las diez de la noche.

Además, la Junta también ha dejado sin efecto la prohibición de asistencia de público a eventos deportivos en instalaciones cerradas, por lo que conjuntos como el Viveros Herol Nava ya se preparan para abrir las puertas de su pabellón para el próximo partido, que se disputará en la mañana del domingo. Otros clubes optaron desde principio de temporada por jugar a puerta cerrada sus encuentros.

Las limitaciones en lo que a la presencia de espectadores se refiere seguirán siendo las mismas. Se permitirá la entrada a un tercio del aforo, siempre con distancia de, como mínimo, un asiento entre espectadores, o metro y medio de distancia en el caso de que no existan asientos fijos.