Publicidad

Una victoria y tres empates, para un total de cinco puntos sumados de ocho posibles, confirman el arranque del Viveros Herol Nava como el del mejor recién ascendido en la historia de la Liga Asobal. Todo un dato que no es más que eso, un dato, pero revelador acerca del estado de forma en el que inició la temporada el conjunto navero, consciente de que comenzar bien la competición era fundamental a la hora de asentar los cimientos de la permanencia.

Más allá de que en los tres empates el equipo dispuso del último ataque para ganar, pero poco se dice que antes de esas acciones hubo de emplearse muy a fondo en defensa para no perder, el conjunto segoviano ha demostrado una conjunción como equipo que no todos han conseguido alcanzar de momento. Cierto es que los inicios de los partidos no están siendo los idóneos, pero haciendo bueno el dicho de que los partidos no son cómo empiezan, sino cómo acaban, el plantel trabaja duro para remontar la desventaja, cosa que ha hecho en los dos últimos enfrentamientos, superando claros marcadores adversos.

UN RIVAL QUE NO PERDONA

Después del recibimiento en el pabellón municipal de Nava de un histórico como el Atlético Valladolid, y de visitar a un clásico como el Granollers, el Viveros Herol Nava ejerce hoy de anfitrión en el encuentro que le medirá al Balonmano Logroño, candidato claro al subcampeonato de Liga, teniendo en cuenta que el título es cosa del Barça. Con el navero Miguel Ángel Velasco a los mandos del equipo, la esencia de lo que un día fue el La Rioja permanece intacta, y llegará a Nava de la Asunción con un bagaje de tres victorias y una derrota, sumando un punto más que el Viveros Herol.

La búsqueda del equilibrio durante los sesenta minutos de partido aparece como una de las claves del mismo. Comenzar de manera inadecuada, para remontar con el paso de los minutos, refleja varios aspectos importantes del equipo como el orgullo del plantel, la capacidad de superación, y la de adaptación de un cuerpo técnico preparado para cualquier contingencia, pero también destaca otros apartados menos favorables, que aunque han quedado minimizados por los positivos marcadores, son la tarea pendiente del Viveros Herol, que mantendrá las dudas de Adrián Rosales y de Darío Ajo Martín.

Como bien señalaba Yeray Lamariano en la previa del choque, “Logroño es un equipo que destapa todas tus vergüenzas”, así que es mejor mostrar las menos posibles. La incansable afición navera, que está llenando el pabellón todo los días de partido, echará la mano salvadora en los momentos complicados. De ella, como de la solvencia del equipo en los momentos complicados, no está quedando ninguna duda en este inicio de temporada.