Publicidad

El fútbol sala juvenil de Castilla y León está muy cerca de plantarse, y estudia presentar un escrito conjunto a la Federación Española de Fútbol que retrase un mes el inicio de la competición en el subgrupo 1B de la División de Honor juvenil de fútbol sala que tendría que comenzar el próximo 17 de octubre.

No están resultando nada sencillas las semanas de pretemporada para los clubes de fútbol sala, y menos aun para los que trabajan con la cantera, agobiados por un calendario señalado por la Federación Española de Fútbol en la División de Honor Juvenil, en la que se dividían los grupos en varios subgrupos por proximidad geográfica, aunque ponía a los equipos castellano-leoneses a jugar con los de Galicia en la segunda fase, pero que sobre todo marcaba una fecha de inicio de la competición, la del 17/18 de octubre, muy cercana en el tiempo, teniendo en cuenta que la situación sanitaria comenzaba a derivar a peor.

A vueltas con los protocolos

Pero, además, con la llegada de los protocolos del CSD, de la Federación Española de Fútbol y de la Junta de Castilla y León, lo que antes era ‘solo’ un problema de fechas se ha convertido en una montaña de proporciones gigantescas casi imposible de escalar para los clubes, que de la noche a la mañana se han encontrado con que necesitan para empezar a competir, como mínimo, a un jefe de protocolo, dos responsables de higiene y un jefe médico. Y todo ello sin contar con la ya tristemente ‘famosa’ obligatoriedad de jugar y entrenar con mascarilla.

 

Conjuntos como La Amistad de Burgos todavía no saben lo que es entrenar en pabellón, y todos se entrenan aún con distancia social

 

En b hasta hace menos de una semana los clubes venían trabajando con el protocolo que la Junta de Castilla y León estableció a mediados del mes de agosto, es decir, ejercitándose sus jugadores de manera individual porque estaba prohibido entrenar de forma conjunta, por aquello de los deportes con contacto. Eso, en teoría, no ha cambiado con la nueva Guía que presentó la Junta, si bien al ser la División de Honor Juvenil una competición de carácter nacional parece regirse por el protocolo de la RFEF.

Pero… como quiera que los deportes colectivos no podían entrenar con contacto, algunos ayuntamientos habían decidido no abrir los pabellones, por lo que algunos equipos de la categoría, caso de La Amistad de Burgos, no habían podido iniciar los entrenamientos todavía en su cancha de juego.

Para igualar a todos

La conclusión de todo ello es que los clubes del subgrupo 1 de la División de Honor juvenil no quieren empezar la temporada el próximo sábado, y por ello se plantean enviar un escrito conjunto a la Federación Española de Fútbol pidiendo que la competición se retrase cuatro semanas, con el fin de que todos los clubes puedan adecuarse a los protocolos, e incluso que los equipos puedan tener unas semanas normales de entrenamientos de pretemporada, teniendo en cuenta que los jugadores vienen de siete meses de no haber hecho nada en lo que a deporte colectivo se refiere.