Sufriendo durante veinte minutos y pidiendo la hora como agua en el desierto, pero con la felicidad de haber roto con el maleficio. Así acabó el Unami su partido frente a un Becerril que quiso hacer en el tramo final del encuentro lo que no hizo en la hora (y pico) anterior.
De manera lógica teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra el equipo, el planteamiento del partido pasaba por evitarse problemas en lo que a la salida del balón se refiere, y buscar que en el balón estuviera mucho más tiempo rondando el área del Becerril que la propia, sin desprotegerse más de lo necesario.
Fue el equipo palentino quien más propuso en el arranque del encuentro, pero el Unami quien pegó primero con el gol de Domingo rematando un saque de esquina cuando no se había consumido el primer cuarto de hora de partido.
Por primera vez en muchos encuentros a los de Juan Folgado se les ponía el partido de cara, pero no por ello el Unami retrasó sus líneas, intentando con su presión adelantada que el rival corriera riesgos tratando de llevar el balón controlado a zonas de ataque, o bien se lo jugara con balones en largo que a la zaga segoviana les cogía en mejor posición.

CASI SIN APUROS HASTA EL DESCANSO

De esta manera, el conjunto segoviano se sintió más cómodo sobre el campo que su oponente, y Esperalta tuvo el 2-0 en un envío desde la izquierda que remató fuera, y poco más tarde un ataque por la banda derecha acabó con un centro al punto de penalti que la defensa palentina sacó con muchos apuros.
Dio la réplica el Becerril apenas un minuto más tarde, pero ni David ni Jaime llegaron a rematar un gran servicio desde la banda izquierda en la ocasión más peligrosa de los visitantes en la primera media hora.
Intentando ser más incisivo por la banda izquierda que por la derecha, el Becerril se fue acercando cada vez más a la portería defendida en esta ocasión por Lorenzo. Pero el Unami dejaba descolgados a Esperalta y Diego Alcubilla, y con Ibra intentando enlazar con ellos siempre dejaba la sensación de amenazar a la contra, aunque los errores en el último pase fueran constantes en el tramo final de una primera parte en la que no pasaron demasiadas cosas.

 

La llegada de Lorenzo a la portería resultó providencial para el equipo segoviano, que ganó mucha seguridad bajo los palos

Prueba de que el Unami estaba haciendo tan bien las cosas como mal su oponente fueron los tres cambios que el técnico del Becerril realizó en el descanso tratando de dar más impulso a su equipo, pero sin conseguirlo en un primer momento, ya que el equipo de casa tuvo la primera con un remate desde la frontal de Esperalta que obligó a Sevi a intervenir en dos tiempos, cosa que también hizo a lanzamiento de Quino poco más tarde.
Una falta muy lejana de Blanco que a punto estuvo de sorprender a Lorenzo marcó el preludio de varios momentos de agobio para el Unami, al que pasaba factura no solo el esfuerzo defensivo, sino también la falta de calidad en los pases que podían forzar interesantes situaciones ofensivas. El centro del campo azul ya no llegaba en buenas condiciones a los balones divididos y la defensa prácticamente se ajustaba en pares con los atacantes palentinos.

CON EL 2-0, A SUFRIR

Pero los momentos pasan, y el del Becerril pasó sin más sustos sobre el marco local. Bastó con que Jorge Sánchez, Quino e Ibra conectaran mínimamente para que el equipo de casa se sacudiera el dominio e incluso amenazara de nuevo el marco de Sevi hasta que en el minuto 65 un claro penalti sobre Quino fuera transformado por Diego Alcubilla en el 2-0.
El rival estaba contra las cuerdas, pero tuvo una reacción visceral que puso el partido en un puño. El equipo palentino encontró los espacios por ambas bandas, y Blanco cabeceó un centro a milímetros de la portería de Loren, que terminó recibiendo el 2-1 en otro envío al área que remató Veintimilla con la defensa local descolocada y a punto estuvo de recibir el segundo salvando un mano a mano ante Blanco.
La recta final del encuentro se movió en lo esperado, con el Unami intentando por todos los medios que no hubiera partido, y el Becerril buscando una ocasión para empatar. La tuvo en el descuento con un triple remate dentro del área que entre Loren y la defensa lograron rechazar. Los tres puntos se quedaron por fin en casa.