Jugadoras del CD Base, entrenando en el colegio Maristas./ CD BASE
Publicidad

El próximo 21 de noviembre dará comienzo la competición en la Primera Nacional Masculina de baloncesto, tal y como estableció la Federación Territorial, que dividió en dos grupos la categoría. La sorpresa llegó con la ausencia del CD Base de la lista de equipos participantes, puesto que nada había trascendido acerca de la decisión del club.

Rodrigo Hernando, presidente del CD Base, explica la decisión en base al sentido común, “porque la situación sanitaria no es buena, y consideramos que no había que tener tanta prisa por iniciar la liga. Si los chicos de nuestra cantera no pueden empezar sus ligas hasta enero y están entrenándose en la calle, con mascarilla y en grupos de seis sin contacto, ¿por qué los equipos de la Primera Nacional, competición que es totalmente amateur aunque esté federada, pueden entrenar con contacto, sin mascarilla y en un pabellón?”.

Y es que el club de baloncesto, que cuenta con más de 150 chicos y chicas y alrededor de una veinte de técnicos en su cantera, considera que jugar una competición “cuando hay clubes que ni siquiera tienen pabellones para entrenar, o cuando hay un toque de queda que te obliga a firmar autorizaciones” es cuando menos precipitado,

Nuestra propuesta pasaba por esperar hasta enero y ver si la situación había mejorado, -señala Hernando-, pero en la última reunión que mantuvimos todos los clubes con la Federación vimos que el resto de equipos sí querían comenzar a jugar, una decisión que evidentemente respetamos, porque cada club es dueño de sus decisiones, pero que nos llevó a retirarnos de la competición. Tiempo habrá de volver a jugar cuando todo esto termine”.