Dos equipos se saludan antes de comenzar un partido, en una pasada edición del Memorial ‘El Botas’. / ESPACIO TIERRA
Publicidad

Finaliza el 2019 y Nicolás Álvarez y su equipo hacen balance. Un buen año para la progresión del tenista segoviano con un tramo muy duro entre marzo y julio en el que perdió diez partidos en primera ronda. Desde la finalización del open USA junior en septiembre, Álvarez afianzó su juego y pudo terminar el año como top 25 entre los jugadores sub 18 en la ATP y el 709 en el ranking mundial absoluto de la ATP.

Entre sus logros esta campaña destacan los cuartos de final individual y semifinalista de dobles con el rumano Jianu en el open de Australia junior; el campeonato de la Banana Bowl en Brasil-ITF junior; el subcampeonato en Castelo Branco (Portugal)-ITF 15000; el campeonato de España ‘Next Gen’; el subcampeonato en Getafe (Madrid)-ITF 15000; el campeonato de España por equipos absoluto con el Real Club de Tenis Barcelona; las semifinales del Mundial ‘Next Gen’ en Milan (Italia); y las semifinales en Monastir (Túnez)-ITF 15000.

El objetivo de Álvarez para el 2020 pasa por consolidarse en el circuito ITF Mundial para dar el salto a jugar challenguers y meterse en el top 300. La idea del tenista es jugar principalmente en torneos de pista rápida.