d1 1 nereallorente futbol gimnastica segoviana arosa sc 14
Los jugadores de la Segoviana saludan a los aficionados antes del encuentro disputado ante el Arosa en La Albuera. / NEREA LLORENTE

La tradición manda y el domingo a las 17:00 horas toca fútbol en La Albuera. La Gimnástica Segoviana no ha contemplado cambiar el horario del partido por el duelo entre Barcelona y Real Madrid, que se disputa el domingo a las 16:15 horas. Mientras otros equipos de Segunda Federación han desplazado sus compromisos para no coincidir con el gran duelo del fútbol español, la instalación segoviana será la única del grupo 1 que acoja fútbol en la tarde del domingo. “Creemos que mantener horarios fideliza a la gente. Si pones cada partido a una hora te puede salir mejor un día, pero a largo plazo creo que la gente deja de ir”, sostiene el presidente del club, Agustín Cuenca.

Hay otros cuatro equipos en el grupo 1 de Segunda Federación que jugaron su duelo de la sexta jornada en casa entre las 16:30 y las 17:00 horas. Todos ellos han adelantado su partido de este fin de semana. Así las cosas, el Navalcarnero jugará a las 12:00 horas del domingo ante el Langreo, la misma hora en que el Marino se medirá al Móstoles; el Arenteiro recibirá al Leganés B el sábado a las 16:30 y la Llanera movió su encuentro ante el Compostela al sábado a las 16:15 horas.

Cuenca no ha tenido peticiones de aficionados para adelantar el encuentro pero asume que habrá quien lo desearía. ¿Qué mensaje daría al abonado que se quede en casa? “Para mí es más importante lo que haga la Segoviana que lo que hagan Madrid o Barça. Ojalá para ellos también”. Chocan en día y hora fútbol de élite y fútbol modesto, pero el presidente lo reduce a prioridades: “Somos de la Segoviana y es lo que más nos importa. Jueguen ellos, esté Roland Garros, haya un concierto o sea la Vuelta a España. Seguramente eso te quite gente, pero animamos a la gente porque el partido del domingo es muy importante para nosotros y nos gustaría contar con el mayor número posible de aficionados”.

De ahí que el club haya lanzado una promoción para el duelo ante el Pontevedra. Cada socio podrá retirar una entrada hasta el viernes a las 13:30 horas en la sede del club a un precio de cinco euros. “Es un partido muy importante. Serían siete partidos sin perder y puedes abrir brecha con los que vienen detrás como Compostela o Salamanca. Tenemos que sacarlo adelante y necesitamos el apoyo de la gente”. El duelo es fronterizo porque la Segoviana es tercera con 12 puntos y el Pontevedra ocupa la sexta plaza, la primera que se queda sin play off de ascenso, con 10 puntos. Si acaban siendo rivales por la zona alta, cualquier duelo directo cuenta.

El club hará dos de las cuatro sesiones semanales en el campo José Antonio Minguela en pos de cuidar el césped de La Albuera. “Cuanto menos castigues el campo, mejor va a estar. Creemos que es mejor sacrificar dos entrenamientos y que el campo esté mejor los domingos antes que acabar machacándolo”.

El último precedente en que la Segoviana cambió un partido fue en 2017 ante el Fuenlabrada, un duelo que se jugó a las 20:00 horas para no entorpecer la ofrenda a la Virgen de la Fuencisla. Ese sería el criterio: “Un evento multitudinario en la ciudad”. O en la provincia: una final de la Copa del Rey del Nava, al estilo que ocurrió con el Caja Segovia. “O si hay toros en San Juan y San Pedro. Son cosas que pasan una vez al año. Con cosas externas a la ciudad no debemos entrar en cambios porque volvemos loco al socio”.

Decepción por no llegar al millar de socios

La Gimnástica Segoviana se marcó un objetivo mínimo de alcanzar el millar de socios y un sobresaliente de lograr los 1.500, superando la cifra del último curso en Segunda B (2017/18). A mediados de octubre, Agustín Cuenca se muestra decepcionado por los resultados: unos 950 socios. Y eso que el comienzo de temporada ha sido soñado, un escenario con el que esperaban romper registros pasados. “Yo sí que esperaba que a estar alturas hubiéramos pasado el millar. Y más teniendo en cuenta que el equipo va muy bien. De momento parece que no termina de arrancarse la gente, pero seguiremos trabajando para conseguirlo”.

El presidente razona el dato por la situación sanitaria. “No hay que olvidar que venimos de una pandemia; es la que está lastrando nuestra situación, igual que otros aspectos. Hace tres años estuvimos en Segunda B y llegamos a los 1.400 socios, no creo que a la gente le haya dejado de interesar el fútbol. Hay gente que todavía sigue teniendo cierto miedo a ir a eventos multitudinarios. Con el tiempo espero que todo se normalice y el número vaya aumentando”. El club tiene esperanzas. “Si el equipo sigue yendo bien, haremos una campaña de abonos de segunda vuelta”. En 2018, esta campaña añadió más de 200 abonos y La Albuera lo agradeció.