El Viveros Herol recupera a Yeray Lamariano y Dzmitry Patotski de cara al encuentro que le enfrentará en la tarde de hoy al Ángel Ximénez Puente Genil en el pabellón Alcalde Miguel Salas de la localidad cordobesa, por lo que hasta la capital andaluza podrá viajar casi toda la plantilla del conjunto segoviano.

En la tarde del jueves ambos guardametas pudieron salir del confinamiento y comenzar a entrenar con sus compañeros, que intentan recobrar el tono perdido después de más de dos semanas sin realizar ninguna actividad física.

Sobre ese particular, en la previa del partido el técnico Diego Dorado señaló que “la plantilla lleva dieciséis días parada, y los porteros suman más de veinte, lo que es una barbaridad” para afrontar un partido de la máxima exigencia.

Al límite

Teniendo en cuenta el condicionante del confinamiento y de las secuelas físicas de la enfermedad que aún mantiene de baja a uno de los tres porteros del Nava, Ángel Pescador, “el equipo está entrenando al límite de sus posibilidades”, afirmó Dorado, que confía en que los jugadores puedan dar la cara en Córdoba.

Por ello el apartado físico apunta a convertirse en una de las claves del partido, “y nosotros hemos tenido que poner las cargas físicas adecuadas” para restablecer la forma en los jugadores. El técnico sabe que pesan los días de inactividad, “y pesa la enfermedad también, pero las ganas de competir pueden con todo”.

Queremos ir a ganar” puso de manifiesto el entrenador navero, aunque es consciente de la fortaleza de un oponente “que cuenta con una primera línea con un gran potencial de lanzamiento y un gran juego interior con Javi García”, aunque el pivote no podrá ser de la partida, puesto que está aislado en su domicilio tras haber estado en contacto con un positivo.

Pese a ello, el Puente Geniles compacto y en su casa siempre es muy difícil de superar”. El conjunto cordobés seguirá sin contar con su técnico Paco Bustos, que ya ha salido del hospital pero sigue de baja por Covid-19, “y siempre es momento para desearle una pronta recuperación”, señaló Dorado, que ya ha vivido la enfermedad en primera persona.

De esta manera el club retoma una normalidad que será el prólogo de unas semanas intentas de actividad, puesto que hay que recuperar varios partidos aplazados, y ya se han pactado con los rivales las fechas de celebración.