Publicidad
J.M. / NAVA DE LA ASUNCIÓN

Fue la primera piedra a colocar en la que será la segunda temporada del Balonmano Nava en Asobal. Desde que Daniel Gordo y el club separaran sus caminos profesionales, el club tanteó varias alternativas siempre con la idea de dar continuidad al proyecto de las últimas campañas, que ha sido el que ha escrito las mejores páginas de la historia de la entidad navera. A principios del mes de abril ya se conoció que el asturiano Diego Dorado dirigiría el equipo segoviano por las dos próximas temporadas y este viernes fue presentado de forma oficial en Nava de la Asunción.

El gijonés, de 43 años, dirigió al Itxako en la División de Honor Plata femenina de 2007 a 2011; y después pasó a integrarse en las filas del Ademar de León en el equipo de Primera Nacional masculina. Ya en 2013 se incorporó a la primera plantilla como segundo entrenador, siendo ayudante de Isidoro Martínez, Rafael Guijosa, Manolo Cadenas y el propio Gordo.

El presidente, Julián Mateo, le definió en su bienvenida como “un entrenador luchador, que no se cansa de trabajar, humilde y que se adapta al perfil del club”. A continuación fue el propio técnico el que tomó la palabra. “Es un placer venir a un club como este”, empezó; y explicó los motivos que le llevaron a Nava: “La expectación y las ganas de balonmano que tiene el pueblo fueron factores clave para venir aquí. Quiero agradecer la oportunidad que me han dado. Tenía muchas ganas de coger un proyecto como este. Nava tiene todo lo que quiere Dorado y, según el presidente, viceversa”.

En ese sentido, continuó: “Nava tiene un proyecto y ganas por crecer, tiene historia y tiene cantera. El trabajo que se hace con la base es muy importante. Y por supuesto, la afición: todo el mundo del balonmano sabe lo que es este pabellón”. En cuanto al plantel con el que cuenta, Dorado valoró: “Estoy muy satisfecho con la plantilla que hemos podido hacer. Es un equipo equilibrado y compensado”. El técnico ya piensa en el inicio de la pretemporada, fijado el 16 de julio.

Raúl García se estrena como segundo

Por otro lado, Raúl García, que la pasada campaña desarrolló las labores de preparador físico, este curso compaginará también la función de segundo entrenador. García, exjugador y entrenador de base en el Ademar León, llegó al BM Nava el anterior verano para suplir la marcha de Alejandro Pereira. “Agradezco que esta temporada se haya apostado todavía más por mí. Además, estar al lado de Diego es un orgullo”, apuntó García.