crysantos balonmano nava soria
Chrysantos se dispone a culminar un contragolpe en un encuentro jugado por naveros y sorianos. / A. MARUGÁN

El Viveros Herol Nava va quemando etapas en lo que al trabajo de pretemporada se refiere, y en el pabellón municipal de Los Pajaritos devolvió la visita que el Balonmano Soria le hizo hace un par de semanas, jugando un partido irregular ante un rival muy motivado y competitivo que disputó hasta el final el Trofeo Ciudad de Soria.

Zupo Equisoain dejó sin alinear en la cancha a Paco Bernabéu, al que sus molestias en la rodilla le han hecho pasar por una resonancia, y repartió muchos minutos de juego metiendo en la pista a varios canteranos del conjunto de Primera Nacional que dejaron buenas sensaciones. Jorge Vega, y el eslovaco Tomas Smetanka dejaron buenas sensaciones, como también lo hicieron los ‘habituales’ Óscar Marugán y Pablo Herranz.

El inicio del choque del conjunto navero fue de lo más positivo. Con una defensa 5:1, metiendo a Vujovic en el avanzado, el equipo cortocircuitó el ataque del Balonmano Soria, enlazando varias contras que fueron bien culminadas por Moyano, hasta llegar al 1-5 con tiempo muerto de los locales incluido.

De más a menos

Pero con el paso de los minutos el equipo de casa se fue entonando en ataque, y metiendo en complicaciones a la defensa segoviana con los lanzamientos en apoyo. Además, Alberto Miranda elevó su porcentaje de paradas ante los lanzamientos de los jugadores segovianos, y así mediado el primer tiempo el marcador registraba un empate a diez goles, con el Balonmano Soria en clara línea ascendente, llegando a liderar el electrónico marcando parciales positivos incluso en inferioridad numérica.

Bajó el Balonmano Nava la defensa a 6:0 y Patotski detuvo un par de lanzamientos sorianos, pero los rechaces favorecieron a los locales, que terminaron la primera parte repletos de moral con el 16-14 y dejando mejores sensaciones sobre la pista que los segovianos.

Los jóvenes apuntan maneras

Zupo apostó por los canteranos para afrontar la segunda parte, y estos respondieron de manera más que efectiva. Bien ayudados por Haris Pleh bajo los palos, y con Djukic de desatascador en la ofensiva, un primer parcial de 0-3 devolvió al Balonmano Nava la iniciativa en el partido, con el equipo local sin encontrar alternativas más allá de los lanzamientos de Sarasola, que poco a poco fueron perdiendo efectividad, aunque no la suficiente como para que el equipo de casa desapareciera totalmente de la pelea por el partido.

Sin embargo, en la recta final los goles a la contra y el acierto de Nicolo desde los siete metros pusieron al Viveros Herol en disposición de ganar el partido con el 26-30 a poco más de cuatro minutos para la conclusión, pero una exclusión de Tomás Smetanka le dio al Balonmano Soria un poco de aire que tomó de una sola bocanada con un parcial de 3-0.

Pero no hubo tiempo para más, y el Viveros Herol Nava cerró el partido con una victoria y más de una conclusión interesante, como que los jóvenes canteranos saben responder, y que poco a poco Djukic va asumiendo responsabilidades y demostrando la calidad que tiene tanto en el centro de la defensa como en los lanzamientos. Y no es mala noticia esa.