sergio nanclares futbol segoviana adarve
Sergio Nanclares pelea por un balón dividido en el partido ante el Adarve. / JUAN MARTÍN - LA GIMNÁSTICA

Sergio Nanclares tiene una trayectoria dentro del fútbol suficiente como para saber que una derrota no hace una temporada, y tras el entrenamiento que la Gimnástica Segoviana llevó a efecto en el campo de La Albuera se sentó delante de los periodistas para lanzar un mensaje de optimismo a los aficionados de cara al encuentro que el equipo azulgrana jugará el próximo domingo frente al Navalcarnero.

El grupo ha hecho autocrítica tras la derrota del primer partido “porque tampoco hay que ser muy listo para ver que no estuvimos bien” afirma el jugador gimnástico, que considera que el equipo sale reforzado tras estudiar lo que no se hizo bien. “Estamos positivos y con muchas ganas después de que nos dieran la ‘bienvenida’ en esta liga que va a ser muy igualada y muy competitiva”.

“A todos nos gustaría ganar todos los partidos” pone de manifiesto Nanclares, que posteriormente señala que “el equipo perfecto no existe, y hasta el Barça de Guardiola perdió muchos partidos”. Por ello las derrotas hay que asimilarlas “y esto nos sirve para darnos cuenta de los errores que no hay que cometer en otros partidos. Es mejor que esto nos pase al principio y no al final, tenemos tiempo para dejar de cometer errores y hacer las cosas mejor en el siguiente partido”.

No será el del Navalcarnero un partido precisamente sencillo para la Segoviana, aunque la forma de jugar del conjunto madrileño difiere bastante de la que mostró el Adarve el pasado domingo: “El Navalcarnero, del que conozco a su entrenador desde que éramos pequeños, le gusta tratar bien a la pelota, pero también cuenta con un par de delanteros que te pueden generar peligro a la espalda. No cabe duda de que tiene sus armas, pero nosotros también tenemos las nuestras”.

Y entre ellas se encuentra la del atacante madrileño, que muestra su predilección por jugar en las zonas interiores “aunque siempre en contacto con el balón”, pero después deja claro que “ahora lo importante no es dónde me gusta jugar a mí, sino en qué posición puedo ser de más utilidad para el equipo. Y eso es el entrenador quien lo va a decidir”.

Impaciente por debutar en casa

Nanclares se muestra “impaciente” por debutar con la Segoviana en La Albuera “porque el ambiente que se respira en este campo y en la ciudad es de lo que me gustan, porque no quedan muchos así”. Además, pone el énfasis en el buen ambiente que existe en la plantilla: “Este equipo es un lujo, a nivel futbolístico y a nivel personal. Te acogen muy bien tanto la directiva como los compañeros, que son ideales y siempre te ayudan, y ello te hace competir a mejor nivel”, un hecho que siempre viene bien, pero más en categorías por debajo del profesionalismo: “en las que no suele haber ningún Messi ni ningún Ronaldo, así que el equipo que más junto está y mejor sabe a lo que juega es el que suele ganar. Es importante estar juntos tanto fuera como dentro del campo, sentencia el jugador.

Para acabar, Sergio Nanclares deja una cosa clara: “El fútbol es un juego en el que los dos no pueden ganar, y se puede dar la ocasión de que no ganemos. Aunque estoy seguro de que no perderemos el domingo, si ello sucede hay que mostrar madurez y saber que no por dos derrotas hay que tirar la temporada y que esto acaba de empezar. Tenemos mucho fútbol que ofrecer”.