d2-1kama_Futbol-La-Granja-Ascenso-Recepcion-Ayuntamiento_KAM8908
Los jugadores de La Granja Terleira, Cristian, Kobi, Kike, Otero y Marcos cantan al término del acto de recepción./ KAMARERO
Publicidad

‘Nacidos de para ganar’. Esa fue la bandera que lució en el pecho la plantilla del CD La Granja tras la consecución de su ascenso a Tercera División. Una camiseta que resumió la campaña desde el minuto cero. Ya en la pretemporada, el club se marcó el claro objetivo de subir de categoría y logró su ansiada meta en la última jornada, el sábado en Villarcayo. El Real Sitio se tiñó de colorido para vivir una fiesta que se prolongó a lo largo de todo el fin de semana. No faltó el recibimiento a cargo de las autoridades municipales en el ayuntamiento. El acto tuvo en la tarde del domingo con la presencia de los jugadores, cuerpo técnico, directiva, familiares y algunos aficionados. En el mismo tomó voz el presidente Pablo Alejandro Simal, el entrenador Paco Maroto, el capitán Diego Navarro ‘Pluma’ y el alcalde José Luis Vázquez.

El encargado de abrir el protocolo fue el regidor, que apuntó: “Este equipo histórico, con más de cien años y que se refundó en 1949, nos ha venido dando grandes alegrías. Hoy es un día de fiesta para todos. Cada éxito del este club es un triunfo de toda la comunidad de La Granja y Valsaín. Por eso queremos hacer un reconocimiento público a estos chicos que quitan tiempo a sus familias y su trabajo por jugar con nosotros. Además, este invierno les ha puesto muchas complicaciones y para conseguir el ascenso han tenido que redoblar el esfuerzo”. Asimismo, los componentes del cuadro granjeño recibieron un libro, una insignia de San Ildefonso y un obsequio de la Real Fábrica de Vidrios y Cristales.

Continuó el incombustible Pluma, que a sus 39 años sigue siendo el estandarte de la entidad granjeña. “Tengo que agradecer el apoyo a toda la corporación municipal, a la directiva, a los jugadores y a los técnicos por desvivirse por el equipo de mi pueblo. Que gente de otras localidades defienda los colores de mi pueblo es algo que no está pagado y siempre que me necesiten ahí estaré. Somos una familia y los momentos malos con esta gente se pasan mejor”, reconoció; y quiso alzar la labor de su compañero Dani Lázaro, al marcar 33 goles en la competición: “Hay que darle la enhorabuena por la temporada que ha hecho y por ser el máximo goleador de la liga. Se merece todo lo bueno que le pase”.

Maroto, por su parte, subrayó: “Aquí me siento como en casa y estoy muy agradecido a todos por acogerme así. En el plano deportivo, los chicos se merecían este ascenso. Me alegro mucho por ellos. También quiero destacar de la labor de César Torices, que es una persona muy importante para mí y ha sido una figura principal para seguir hacia adelante”.

Para terminar, el presidente analizó el transcurso del curso hasta llegar a la consecución del objetivo: “Ha sido una temporada dura y difícil de llevar, en la que solamente el trabajo y tesón nos ha llevado a la gran alegría. La esencia de este ascenso son el cuerpo técnico y los jugadores. Ellos son los verdaderos artífices de esta fiesta”. El broche al acto lo puso el delantero Alejandro Rogero, que ejerció como maestro de ceremonia, para entonar junto a sus compañeros el cántico de ‘La Granja es de Tercera’.