El técnico Miguel de la Fuente, durante su etapa en el Tordesillas. / ATCO. TORDESILLAS
Publicidad

La temporada 2019/20 partía como la del asentamiento en el Grupo VIII de la Tercera División para el CD La Granja. Tras una primera campaña en la categoría en la que el club se salvó, no sin sufrimiento, la directiva planificó un nuevo curso por otros derroteros con vistas a no pasar tantas dificultades. Sin embargo, a día de hoy y tras doce jornadas disputadas, el conjunto de San Ildefonso cuenta con tres puntos menos que el año pasado por esta época cuando era José Luis Segovia el que dirigía la plantilla, y se encuentra en los puestos de descenso.

Si bien el nivel del Grupo ha subido, la entidad granjeña se halla en situación “crítica”, como reconoció el presidente en funciones Pablo Alejandro Simal tras el último partido en Zamora. Más allá de los resultados, los factores externos empañan el primer tramo de un curso cuyo único objetivo claro es el deportivo: la permanencia. La presentación de la dimisión de la junta directiva y la destitución de Carlos Fonseca al frente del banquillo el pasado domingo dejan en vilo el rumbo a seguir.

Ahora en el plano futbolístico todo queda en manos de Miguel de la Fuente Morán. El nuevo entrenador ya condujo su primera sesión a bordo de la nave azul y apuntaló las líneas de su idea. “Me quedo con la actitud de los jugadores y sus ganas por crecer. El estímulo de la llegada de un nuevo entrenador hace que los componentes partan de cero. Esto lo sacamos siendo un equipo”, comenta De la Fuente; y continúa sobre su filosofía de juego: “Debemos tener una identidad: saber a qué jugamos. Me gusta tener presencia en el área rival, apretar arriba, llegar por las bandas y obligar a la defensa contraria. Presionar alto y aprovechar las segundas jugadas. No podemos meternos atrás”.

Con esta visión parte el vallisoletano, que ya seguía el transcurso del CD La Granja: “Estuve viendo el encuentro contra el Zamora y vi un equipo que bajó los brazos. Hay que estar más mentalizados y minimizar errores para intentar dejar la portería a cero. Tenemos que ser más agresivos en defensa y tener más intensidad. Si nos ganan, que se vayan hablando de los difícil que es superarnos“.

“Sumar en los dos partidos”

De la Fuente tiene una plan a priori firme, aunque en las próximas jornadas asegura que lo más importante es ser prácticos para reengancharse a la permanencia: “Ahora nos vienen rivales de nuestra liga y la primera meta que nos marcamos es la de sumar en los dos partidos que nos vienen antes del parón que tenemos por descanso. El encuentro del sábado hay que ganarle”.

De las fuentes de Mendilibar y Sedano

De la Fuente, además de entrenador nacional UEFA, es fisioterapeuta y graduado en CAFYD. Trabajó en los servicios médicos en la primera plantilla del Real Valladolid en Primera División durante cinco temporadas, tiempo en el que José Luis Mendilibar estuvo al frente del equipo. Como técnico empezó por el fútbol base en categoría juvenil regional y nacional (CD Victoria) y dio el salto a la disciplina senior con el Villa de Simancas en la campaña 2017/18, quedando cuarto en el Grupo B de la Regional de Aficionados. La pasada temporada compartió conocimientos con el exgimnástico Santiago García Sedano en el Atlético Tordesillas en Tercera, al ejercer las labores de segundo. Este verano, tras tener una serie de contactos con el CD La Granja, que al final no llegaron a concretarse, fichó por el CD Ribert de Salamanca del Grupo B de la Regional.

“Mi objetivo era entrenar en Tercera”, subraya De la Fuente; y explica: “En el Ribert lo han entendido, pese a ser un contragolpe para ellos. Saben que es una buena oportunidad para mí y el lunes me despedí de los jugadores y demás miembros del club”. Ahora llega al campo de El Hospital con un cuerpo técnico definido por el segoviano César Palacios como preparador físico y Jesús González como analista. en los próximos días espera anunciar la incorporación de un segundo.