dep1_1-segoviana
Los defensores del Guijuelo intentan obstaculizar a Dani Arribas en un lanzamiento de esquina por parte de la Segoviana. / KAMARERO
Publicidad

Dicen que el fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes, y por ello siempre hay que relativizar las importancias de los encuentros en los que ganar o perder significa alcanzar una meta… o quedarse a un metro en la orilla.

En ese metro se encuentra la Gimnástica Segoviana, que durante toda la temporada en el grupo primero de la Segunda División B se ha manejado a pocos metros de la orilla que significa la permanencia en la categoría. A veces un poco más lejos, otras algo más cerca, incluso en algunas ocasiones haciendo pie… pero la realidad es que el oleaje de una división que no perdona errores ha puesto al conjunto azulgrana lo suficientemente lejos como para ir siempre ‘con el gancho’ (tal y como se dice en el argot ciclista) en la clasificación, pero también lo suficientemente cerca como para que la familia gimnástica nunca perdiera la esperanza en que una buena racha de resultados permitiera al equipo llegar a esa orilla.

MÁS FÚTBOL QUE PUNTOS

Ahora que la competición ha llegado a su recta final, ha llegado el momento de que la Segoviana consiga enlazar esa racha de victorias para la que lleva trabajando toda la liga, pero que por unas u otras razones no ha conseguido. Hace casi tres meses que el plantel de Abraham García no gana lejos de La Albuera, la última victoria data del 27 de enero en el campo del Cerceda, y aunque es cierto que la permanencia pasaba por lo que el equipo pudiera hacer en sus partidos como local, en los que no ha estado del todo mal, si quiere salir del descenso ha de puntuar, como mínimo, en el Municipal de Guijuelo, donde le espera un rival que, como el azulgrana, tiene más fútbol que puntos, y que después de haber sumado un punto de dieciocho posibles se ha metido en un lío clasificatorio que puede ser de proporciones magníficas si no logra vencer en la tarde de hoy.

Por ello, porque la importancia de los puntos es extraordinaria para ambos equipos, tanto el técnico del Guijuelo, Jordi Fabregat, como Abraham en la Segoviana, han calificado el duelo como el más importante de la temporada, porque para el conjunto charro un triunfo le separará casi definitivamente del descenso, mientras que una victoria gimnástica colocará a los segovianos con bastantes más opciones de permanencia… y con el average ganado al Guijuelo, un hecho que teniendo en cuenta cómo se está desarrollando la competición puede tener un gran valor.

TODOS TITULARES, CASI TODOS SUPLENTES

El Guijuelo fue uno de los conjuntos que mejor imagen dejó en La Albuera en el encuentro de ida, aunque la victoria se quedó en Segovia, y Abraham destacó la facilidad que tiene el rival de atacar los pasillos interiores. Quizá por ello el planteamiento gimnástico pase por reforzar con Alberto Leira el trabajo en la medular, teniendo en cuenta que la ausencia de Dani Calleja abre un hueco en el once que podría ocupar el gallego en el doble pivote con Manu, con una línea de tres ayudando a llevar balones hacia Agus Alonso.

Pero lo cierto es que las rotaciones del técnico gimnástico han llevado a que, salvando el intocable triángulo Javi Marcos-Anel-Manu en el centro de la defensa y el pivote, el resto de posiciones cuenten con varios potenciales inquilinos, incluyendo la portería. La presencia de Asier Arranz en la convocatoria puede llevar al segoviano a cualquiera de los dos laterales, o incluso a la línea del centro del campo, teniendo en cuenta que Borja Plaza y Rubén vienen cumpliendo por los costados.

Domingo tampoco es descartable en el doble pivote, aunque se ha mostrado más importante entrando en los segundos tiempos, y aunque Fernán hace bastantes partidos que dejó de ser decisivo, sigue siendo referencia para aprovechar los espacios. Kike y Dani Arribas también son candidatos a tener un sitio en el equipo inicial.

El colegiado gallego Martínez Santos será el encargado de dirigir un partido que se prevé de no poca tensión en el municipal de Guijuelo

Será un encuentro en el que no faltarán ni la tensión ni los nervios, que será dirigido por el colegiado coruñés Martínez Santos, un joven árbitro que acumula cuatro temporadas de experiencia en la Segunda División B, con medio centenar de partidos arbitrados en la categoría, y del que se espera que no se deje influenciar por el buen ambiente que se espera en la grada del municipal de Guijuelo, ya que el club chacinero ha favorecido los descuentos para sus socios con el fin de que haya más aficionados en el campo, y se prevén que dos centenares de seguidores de la Gimnástica Segoviana animen al equipo azulgrana para conseguir una victoria que no será decisiva, pero sí muy importante para conseguir llegar a la orilla. Que ya se sabe que el fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes… pero mejor decir eso cuando se gana.