Publicidad

El calendario de competición para el Viveros Herol Nava en su segunda campaña en la Liga Asobal no fue benévolo hasta el exceso, y el aplazamiento de las dos primeras jornadas de la competición no vinieron precisamente a poner algo más de facilidad a un programa complicado para el conjunto navero en sus primeros partidos, sobre todo fuera de casa.

El equipo dirigido por Diego Dorado ha superado ya dos de las visitas más exigentes de la temporada, al Palacio de los Deportes de La Rioja y al Palau Blaugrana, la primera con un mal sabor de boca tras la derrota ante el Ciudad de Logroño “en un partido en el que no salió absolutamente nada” reconoció el técnico, y el segundo frente al FC Barcelona en el que el Balonmano Nava dio una mejor imagen, “compitiendo de tú a tú durante quince minutos ante un rival evidentemente muy superior”.

 

Reducir el número de pérdidas en el apartado ofensivo se convierte en una de las asignaturas pendientes del conjunto navero

 

Sabedores de que los desplazamientos en las primeras jornadas de liga iban a ser muy complicados, ya que el próximo que deberá afrontar el equipo será al pabellón Artaleku, donde el 3 de octubre le espera del Bidasoa Irún, los naveros tenían claro que era importante puntuar en casa para no meterse en la mitad de la primera vuelta con problemas clasificatorios.

“Por ello fue tan importante el conseguir la victoria ante el Guadalajara”, afirmó Dorado, que si bien mostró su ambición al señalar que “salvo en la pista del Barça, donde sabes que ganar es algo que no ha hecho un equipo español en los últimos años, quiero que vayamos al resto de canchas a competir por los puntos”, también es consciente de que un conjunto aún en construcción como el segoviano tiene algo más complicado sumar puntos en desplazamientos tan exigentes como Logroño, o Irún.

OBLETIVOS CUMPLIDOS

En Barcelona el Viveros Herol Nava cumplió con buena parte de los objetivos que se había propuesto el cuerpo técnico “ya que ha habido una clara mejoría en el apartado individual, y en el colectivo también se ha mejorado, pero quedan aspectos por perfeccionar”, como puede ser la gestión de las superioridades, que frente al cuadro blaugrana no terminaron de realizarse a plena satisfacción del técnico.

Asunto aparte resultan las pérdidas en ataque, que fueron exageradamente numerosas en el Palau, “puesto que la defensa del FC Barcelona te lleva en muchas ocasiones al límite”. Aún así, el objetivo pasa por reducir ese número de pérdidas, ya que regalar contragolpes suele ser sinónimo de encajar ‘goles gratis’ que ponen los partidos muy complicados.

El partido del próximo sábado frente al Atlético Valladolid es de gran importancia para el Viveros Herol Nava “no solo por tratarse de un partido de rivalidad ante un oponente que va a llegar muy bien de forma, sino porque necesitamos seguir ganando en casa y mantenernos en una posición tranquila en la tabla”, indica Dorado, que se muestra satisfecho del trabajo realizado hasta el momento por la plantilla.

En lo que se refiere a Filipe Mota, el club espera que el jugador luso pueda reintegrarse pronto a la dinámica del equipo después de haber viajado a Portugal para conocer a su hijo.

LA SALUD

La plantilla continúa extremando las precauciones en lo que a las medidas sanitarias se refiere, ya que no hay que olvidar que Nava de la Asunción sufre un importante brote de Covid-19 que ha estado cerca de dejar confinada a la localidad, y el equipo tiene muy presente el caso del Ciudad de Logroño, que tiene a toda su plantilla confinada en sus domicilios después del positivo que dio uno de sus jugadores.

En lo que a los lesionados se refiere, Yeray Lamariano ha comenzado a ejercitarse en el pabellón, aunque de manera muy suave, y Adrián Rosales tendrá que pasar por el hospital para valorar el alcance de la lesión de menisco que se produjo en uno de los últimos entrenamientos antes del inicio de la competición.