Publicidad

El Viveros Herol Nava no jugará la siguiente ronda de la Copa del Rey, al perder en el pabellón de O Rosal por 29-23 ante un Atlético Novás que puso más ganas de ganar el partido que un equipo como el segoviano, más preocupado en otras cuestiones como la permanencia en Asobal, casi recién llegado de Cangas de Morrazo, y a tres días de hacer su tercer viaje consecutivo a Cuenca. Porque hay copas que más que copas parecen polvorones de esos demasiado difíciles de digerir.

Era normal que hubiera rotaciones en la convocatoria del conjunto segoviano, y así Yeray Lamariano, Álvaro Rodrigues y Bruno Vírseda se quedaron en Nava, mientras que Samir Montes y Pablo Herranz viajaron con el equipo. Pero el tradicional mal inicio de partido del equipo no se quedó en tierra, sino que viajó con el equipo, que superado el minuto cinco de encuentro ya perdía por 4-0, con Dani Gordo pidiendo tiempo muerto.

El Novás se mostraba como debía hacerlo, con mucha intensidad por aquello de jugar en casa ante un equipo de categoría superior, mientras que el conjunto navero se veía con un punto menos de intensidad sobre la cancha, llegando a recibir goles en inferioridad. El primer tanto visitante llegó desde los siete metros… en el minuto 9 de partido, buena muestra de lo que estaba sucediendo sobre la pista. Afortunadamente Nicolo estuvo acertado en los siete metros para hacer que poco a poco fuera lloviendo menos, aunque el chaparrón estaba siendo importante, con un 7-2 superado el duodécimo minuto.

UN CERO EN ATAQUE

Pero el Viveros Herol no tenía la tarde para tirar cohetes, sobre todo en ataque, y dieciocho minutos después de iniciado el partido, el equipo segoviano había marcado tres goles, y ninguno de ellos en acción colectiva, sino desde los siete metros. El Novás, sin hacer nada del otro mundo, mostraba más intensidad con Paulo Dacosta liderando al equipo en la faceta realizadora, pero con el resto de compañeros echando una buena mano.

Con 11-3 en el minuto 20, llegó el segundo tiempo muerto de Dani Gordo, que no solucionó prácticamente nada, porque en el ataque siguiente se perdió la bola y Paulo Dacosta puso las diferencias en nueve goles favorables al conjunto gallego. Afortunadamente, 23 minutos después de iniciado el partido, el Balonmano Nava marcaba su primer gol de ‘jugada’ gracias al tanto de Eduardo Fernández, y en los últimos compases del primer tiempo, el equipo ganó su primer parcial por 2-4, llevando el marcador al descanso con un 15-8 que reflejaba de manera muy clara lo que estaba sucediendo sobre la pista. Nicolo, con cuatro de cuatro desde los siete metros, sujetaba al equipo en el aspecto goleador.

 

El equipo navero anotó su primer gol en acción colectiva cuando la primera parte había consumido 23 minutos

En la segunda mitad continuó el suplicio para el equipo navero, que con una defensa 5:1 no era capaz de cerrar bien los espacios, llegando a acumular diez goles de desventaja antes de un nuevo tiempo muerto segoviano, que sirvió para marcar un parcial de 0-2.

DE PROBATURAS

Pero el partido ya estaba acabado, y aunque el Novás no se mostró tan acertado sobre la meta de Ernesto, la distancia era tan grande que,por más que el Viveros Herol estuviera algo más fluido en ataque, no era factible remontar el encuentro, aunque sí maquillar un poco la mala imagen que se dio en los primeros treinta minutos.

Era el momento de probar cosas, y así el ataque de siete salió a relucir para marcar con una mayor asiduidad, la defensa no estaba precisamente para tirar cohetes, y el Atlético Novás conseguía mantener los ocho goles de diferencia con relativa comodidad, hasta cerrar el partido con una victoria fraguada en un primer tiempo del Balonmano Nava que con seguridad no será la que muestre el equipo el próximo fin de semana ante el Liberbank Cuenca. Que, al final, es lo verdaderamente importante para el club.