Publicidad

La Gimnástica Segoviana cerró el ciclo de encuentros de pretemporada con una cómoda victoria sobre el CUC Villalba en el campo de La Albuera, en un partido que fue de menos a más, con un conjunto azulgrana haciendo un buen número de pruebas, comenzando por el sistema de juego que empleó Manu González.

La ausencia, una semana más, de laterales derechos con las bajas de Adrián y Borao, más la de Nogueira en el centro del campo, unida a la idoneidad del rival para hacer probaturas, llevó al técnico a montar una línea de tres jugadores en defensa, con Diego Almendáriz flanqueado por Viti y Rui, con cinco jugadores en el centro del campo, y Fran Adeva y Javi Borrego en punta.

DESUBICADOS

Ante un oponente bien plantado sobre el (alto) césped de La Albuera, la Segoviana no disputó la mejor primera parte posible, porque en el cambio de sistema no se sintieron cómodos futbolistas habituados a jugar con otro dibujo. Le costó no poco trabajo a Rubén jugar algo más adelantado en su posición de interior, como le costó a Javi Borrego moverse casi en línea con Adeva en ataque, o como le costó a Diego del Castillo ubicarse en una demarcación más adelantada de la que habitualmente venía ocupando en la Segoviana. El jugador madrileño ha mostrado carácter en los partidos, pero si no es capaz de moderarse en la competición apunta alto para ser el jugador más tarjeteado del equipo azulgrana en la próxima temporada que empieza la semana que viene.

Así que salvando el trabajo de un Manu que no entiende de amistosos, y la solvencia habitual tanto de Rui como de Viti, la primera mitad dejó pocas noticias positivas, excluyendo la única acción de ataque azulgrana que concluyó con el 1-0 que marcó Fran Adeva tras un buen pase en profundidad de Borrego, que le puso en ventaja ante dos defensores madrileños, a los que aguantó la carrera para batir al meta del Unión Villalba.

 

El sistema de tres defensas dejó al equipo azulgrana con pocas ideas ofensivas en la primera parte, pero sin pasar por apuros en defensa

 

Pero si algo tiene de positivo el trabajo de pretemporada en el conjunto gimnástico es que físicamente está consiguiendo que el equipo llegue en buena disposición a los segundos tiempos, y tras la reanudación el trabajo de los azulgranas sobre el terreno de juego tuvo muchos más réditos que el de la primera mitad.

Si en el tramo final de la primera parte el Unión Villalba había dominado a la Segoviana, aunque Carmona no se manchara los guantes , tras el paso por los vestuarios el equipo azulgrana volvió a controlar el partido, ahora con algo más de imaginación en la ofensiva.

OCASIONES, Y GOLES

Las ocasiones comenzaron a sumarse para los de casa, con Gómez, Dani Calleja y Diego Fernández probando al guardameta, hasta que Calleja transformó el 2-0 merced a un lanzamiento desde el punto de penalti.

El tramo final del choque estuvo más abierto, y con oportunidades más claras. El joven Diego Fernández anotó el tercer tanto de la Segoviana resolviendo una acción dentro del área, y poco más tarde Dani Calleja hacía doblete tras remachar a gol una falta botada por Javi Marcos que se estrelló en el palo.

Tuvo la suya la Unión Villalba en el lanzamiento de un penalti, pero no era el día de los jugadores madrileños en lo que a remate se refiere. El partido acabó con la lógica victoria del conjunto de superior categoría ante un oponente que mostró mucho orden y buenas intenciones futbolísticas, y Manu González ya tiene sobre la mesa un buen puñado de conclusiones acerca de su equipo sobre las que trabajar. De momento, el primero de los asuntos a resolver para el partido ante la Cebrereña será el del lateral derecho.