futbol Segoviana Union Adarve Manu Gonzalez KAM7593
Manu pide explicaciones durante el último partido que la Segoviana jugó ante el Unión Adarve./ KAMARERO

En el fútbol siempre se ha dicho que el ataque gana partidos, pero que es la defensa la que gana los campeonatos. Y la Gimnástica Segoviana sigue trabajando para ganar su campeonato particular, que no es otro que el de la permanencia, ocupando una posición que le dejaría fuera del descenso, pero que le obliga a no despistarse en absoluto si no quiere volver a posiciones de Tercera División.

Y por ello Manu González incidió sobremanera en el entrenamiento de ayer en la presión defensiva, sobre todo en lo que a los centrocampistas se refiere, pero también incidiendo en el trabajo de los jugadores más adelantados. Que la Segoviana sea uno de los seis equipos capaces de puntuar ante el líder de la categoría significa más bien poco si no se logra mantener una buena dinámica de resultados, y por ello el técnico quiere que el próximo domingo en Navalcarnero el equipo sea un bloque compacto en defensa.

Defensa, defensa, defensa

Fiel a esa idea es Alexander Szymanowski, que pone de manifiesto cada vez que tiene oportunidad que “para ganar, antes hay que no perder”, poniendo el énfasis en tratar de mantener la portería a cero “porque si lo conseguimos en todos los partidos hasta el final de la temporada, estoy seguro de que la Segoviana acabará la liga muy arriba en la clasificación”.

Aunque en la sesión de ayer faltó Mansour, con permiso del club, de nuevo la plantilla azulgrana está al completo de cara al encuentro de la próxima jornada, y es por ello que Manu deberá realizar tres descartes por decisión técnica, un problema que el entrenador no ve como tal “porque poder contar con todos los jugadores jamás podrá tener nada malo”, pero que sí le obliga a dejar las cosas claras a los futbolistas.

Somos todos profesionales, y cuando firmamos un contrato lo hacemos para entrenar y estar disponibles para el entrenador. Nadie promete minutos ni nadie firma minutos, y ellos lo saben. El que no se enfade cuando se queda fuera de una convocatoria es que no le gusta demasiado esto, pero eso es algo que va en el ADN de cada futbolista. A mí me satisface tener a jugadores enfadados, porque entiendo que se sienten que pueden dar más al equipo. Cuando eso no pase habría un problema mayor incluso que si tuviéramos lesiones, porque nos encontraremos con jugadores disponibles, pero que no quieren estar para sumar”.

Cambios en la lista

Así que el domingo habrá otros tres futbolistas azulgranas enfadados, y Manu no da pistas acerca de quiénes podrán ser, aunque sí deja caer que habrá cambios: “Yo solo puedo elegir a once jugadores para el partido, y otros diez se van a quedar sin jugar de inicio. Cada partido es un mundo, y yo tengo que elegir a los que me parecen idóneos para cada encuentro, y teniendo en cuenta las características del rival del domingo y de las condiciones del campo, no sería de extrañar que alguno de los que estuviera el pasado fin de semana en la grada pasara al equipo titular y viceveresa. Frente al Adarve creo que elegimos bien porque el equipo hizo un buen partido, y ante el Navalcarnero cambiaremos cosas”.