Publicidad

Todas las horas de entrenamientos vieron su recompensa. Luis Miguel Gómez rompió todos los registros y logró la primera posición del IronMan del Mar del Plata en su grupo de edad -de 55 a 59 años-. Tras varios meses completando unas exigentes sesiones de trabajo, que compatibiliza con su trabajo en Madrid y con la llamativa circunstancia de que no tiene ligamentos en la rodilla, puso rumbo a Buenos Aires para finalizar esta reconocida prueba de triatlón con un rendimiento fuera de lo normal. Sin embargo, pese al éxito deportivo cosechado por este cabezolano, su aventura no acaba aquí; pues la prueba disputada en Argentina era una pasarela para ganar una de las plazas para el campeonato del mundo de la franquicia, que tendrá lugar en Kona, Hawái, en 2020.

De esta manera, Gómez consiguió uno de los cuatro slot que había en su disciplina. El segoviano entro el 172º de la general y primero en su modalidad del campeonato de América del Sur, con una diferencia de 2.38 minutos sobre el segundo, el dominicano Luis Tomás. Además, consiguió una holgada ventaja sobre el tercero, el alemán Wolfgang Weinmann, de 10.59 minutos. Gómez se hizo fuerte en los segmentos de ciclismo y atletismo. Los 180 kilómetros sobre la bicicleta los consumió en 5:33.37 horas y el maratón de carrera a pie lo hizo en 3:46.16. Lo que más le costó fue el tramo de natación, 3,8 kilómetros en un cronómetro de 1:10.15. En total invirtió un tiempo de 10:38.15 horas.

Luis Miguel Gómez pasa por uno de los avituallamientos. / IRONMAN ARGENTINA

Hawái, próximo reto

Con este IronMan, Gómez ya ha terminado 16 tras los de Madrid, Barcelona, Vitoria, Lanzarote a nivel nacional o Austria, Suecia, Alemania y Sudáfrica a escala internacional. Ahora, tras un merecido descanso, comenzará a programar su siguiente reto: el mundial de Hawái.