Publicidad

Contra el desierto, contra el calor, contra un viaje ‘de perros’, contra su cruzado roto, y contra un rival, el atleta local Jason Nghinanamunhu, que en las dos primeras etapas de las cuatro que componían los 100 Kilómetros de Namibia fue capaz de aventajar al segoviano en cerca de un cuarto de hora. Contra todo ello fue capaz de luchar Luis Alonso Marcos, que consiguió superar todas las adversidades para conseguir proclamarse vencedor de la carrera africana, apenas dos meses después de conseguir la victoria en los 100 Kilómetros del Sahara.

El reto era toda una aventura, que dio comienzo desde el viaje de ida en el que no faltaron los problemas, con cambio de itinerario incluido, que llevó a Luis Alonso a llegar con poco tiempo de preparación a Namibia. Este hecho se pagó en la primera de las etapas, más de toma de contacto que decisiva a la hora de establecer las diferencias, en las que el granjeño pudo comprobar que su rival directo por el triunfo iba a ser el namibio Jason Nghinanamunhu, que afrontó tanto la primera como la segunda etapa con un ritmo imposible de seguir por el resto de competidores.

 

NADA DE NERVIOS

De esta manera, Alonso llegó a la tercera etapa, la maratón de 42 kilómetros, con casi catorce minutos de desventaja sobre Nghinanamunhu, que volvió a salir a un demoledor ritmo inferior a los cuatro minutos por kilómetro, con lo que llegó a aventajar en siete al segoviano cumplido el primer tercio de la etapa.

Había que ‘tirar’ de veteranía, algo de lo que ‘Luisete’ va sobrado, y de esta manera el atleta de La Granja esperó su momento llegando a la zona de las dunas para recortar las diferencias, algo que fue haciendo de manera paulatina hasta conseguir alcanzar al namibio, que poco a poco fue pagando el esfuerzo hasta quedarse rezagado, con lo que Alonso llegó a la meta como ganador de la etapa, con 22 minutos de margen sobre Nghinanamunhu, lo que le daba una renta más que interesante de cara a la última etapa, más espectacular que realmente exigente, con el ascenso a la ‘Crazy Dune’ una de las dunas más altas del mundo, como dificultad mayor.

De nuevo, y como sucediera en la tercera etapa, el atleta namibio salió con fuerza, y llegó incluso a tener siete minutos de ventaja sobre Luis Alonso, que volvió a confiar en sus posibilidades, no se puso nervioso a pesar de la desventaja, y se mantuvo constante en sus ritmos, para ir reduciendo la desventaja de nuevo con la llegada de las dunas, y superar de nuevo a su máximo rival para llegar a la meta en la segunda plaza, aunque el ganador de la prueba corría fuera de categoría.

De esta manera, y marcando un tiempo de 8:14:57, Luis Alonso se hizo con la victoria en los 100 Kilómetros de Namibia, con Nghinanamunhu en la segunda plaza sumando un tiempo de 8:37:49, y el checo Marcel Blattner completando el podio con un crono de 9:55:55. El entrenamiento sobre nieve vino bien…