Publicidad

Desde que accediera a la presidencia del club, Agustín Cuenca siempre ha mostrado su intención de trabajar para que la Gimnástica Segoviana creciera, y para conseguirlo “ha de ser obligatoriamente con dinero”, como ha señalado el presidente azulgrana en repetidas ocasiones, y como repitió en la jornada de ayer, en la que junto a los miembros de su Junta Directiva, anunció la celebración de un referéndum para que los socios de la Segoviana decidan si quieren que el club se convierta en Sociedad Anónima Deportiva.

El motivo de esta consulta tiene mucho que ver con la aparición de la multinacional Teknei, dedicada a los servicios integrales y soluciones innovadoras de tecnología, de capital español y con ramificaciones en México, que pretende invertir en la Gimnástica Segoviana en un proyecto a medio plazo, y cuya propuesta ha convencido a los directivos gimnásticos a dar el paso para organizar el referéndum.

ASAMBLEA INFORMATIVA

La propuesta del grupo inversor pasa por conseguir, evidentemente, una rentabilidad, “pero llevando al equipo al fútbol profesional (ascendiendo a la Segoviana a la Segunda División en un plazo de cinco años), no a base de traer y llevar jugadores”, señaló Agustín, que puso de manifiesto que “todos los clubes de nuestro entorno que han ido hacia arriba, lo han hecho con dinero”.

La información es la clave de toda decisión, y los directivos azulgranas tienen previsto que el 4 de octubre se lleve a efecto una asamblea para que todos los socios reciban de primera mano la información por parte de los responsables de Teknei, junto a sus abogados, que desgranarán el proyecto y responderán a los socios. De momento, Agustín señaló las ‘líneas rojas’ de ese proyecto: “Se respetarán las señas de identidad del club (escudo, nombre, colores…). Queremos que la Segoviana crezca, pero no a cualquier precio”.

A VOTAR EL 20 DE OCTUBRE

Tras esa asamblea informativa, llegará el referéndum, que se llevará a cabo el 20 de octubre, domingo, a partir de las 10 de la mañana en el Teatro Juan Bravo. Si los socios apuestan por convertir al club en Sociedad Anónima Deportiva, la intención del grupo inversor es la de adquirir, como mínimo, el 51 por ciento de las acciones. Los socios podrían adquirir acciones de la Segoviana “porque esto no tendría sentido si la masa social no nos acompaña” apuntó el presidente, que se mantendría en el cargo si hubiera una ‘Gimnástica Segoviana SAD’, que tendría un Comité de Dirección en el que habría representación de los actuales directivos, algunos de ellos con cargos remunerados “a partir de la primera temporada del equipo en la Segunda B, si se logra el ascenso”, y un Consejo de Administración por encima. Dependiendo de la trayectoria del equipo, el inversor mantendría el grupo de trabajo deportivo.

El referéndum no es una cuestión baladí, ya no solamente por el cambio que se produciría en el club de ganar el ‘sí’, sino porque la directiva ha vinculado su continuidad a esa conversión en Sociedad Anónima Deportiva. Tanto es así que Agustín afirmó que “no entenderíamos que la Segoviana continuara con una directiva que no tiene un proyecto de club que sí tienen la mayoría de los socios. Lo coherente sería que nos marcháramos, y que entrara a dirigir el club quien tenga ese pensamiento de no convertir a la entidad en SAD. Todos estamos de paso, y nunca hemos ocultado nuestra intención de que la Segoviana llegue al fútbol profesional. Si no hay conversión en Sociedad Anónima Deportiva, nos iremos”.