25 1
Los capitanes de Segoviana y Mensajero, junto al trío arbitral en el partido de ida jugado en La Albuera./ JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA

La Gimnástica Segoviana sumó el pasado domingo su tercer encuentro consecutivo sin conocer la derrota, un dato positivo porque todo lo que sea puntuar en una competición tan igualada tiene su reflejo en la clasificación, pero que tiene una ‘cara B’ en el hecho de que el conjunto azulgrana no ha podido pasar del reparto de puntos en los dos últimos partidos que ha jugado en casa, donde tanto Navalcarnero como Getafe B encontraron la manera de anular el juego ofensivo gimnástico.
Más allá del dato puntual de estos dos empates consecutivos en casa que elevan otro dato más ‘tramposo’ aún que señala que la Segoviana no gana en La Albuera desde el 17 de diciembre, la realidad pone de manifiesto que el equipo azulgrana ha aprendido las lecciones de Adarve y Talavera, y no pierde los partidos que no puede ganar, más allá de que contra el Getafe B el arreón final le diera un punto que pareció lo más justo a tenor de lo presenciado sobre el terreno de juego. De esta manera, la Segoviana suma la nada desdeñable cifra de 9 empates en 21 partidos, siendo uno de los equipos que más repartos de puntos logra en sus partidos.

 

El campo donde juega sus partidos el equipo canario tiene las dimensiones más pequeñas de toda la categoría

La plantilla ya prepara el primer desplazamiento a Canarias de los tres que tendrá que realizar en esta segunda vuelta de la liga, para jugar en el campo Silvestre Carrillo (que pasa por ser uno de los que menores dimensiones tiene de toda la categoría con 95 metros de largo por 48 de ancho, mucho menos que los 105×68 que tiene La Albuera) ante el CD Mensajero, penúltimo clasificado que hace media docena de jornadas parecía desahuciado en la competición, pero que con el cambio de entrenador ha reaccionado de una manera más que evidente, sumando seis jornadas consecutivas sin perder, empatando fuera y ganando en su feudo a rivales como el Talavera o el Guadalajara, amén de al San Fernando en el derbi canario.
Si la Segoviana ha sumado nueve empates en la liga, el equipo que ahora dirige Yoni Oujo le gana por uno. Nada menos que diez partidos del Mensajero han terminado con reparto de puntos, por lo que la diferencia de puntos en favor del equipo azulgrana llega a través de las victorias, ocho gimnásticas por tres del conjunto canario que pese a su reacción en esta segunda vuelta todavía se encuentra a siete puntos de la permanencia.

LA UD MONTIJO, EN CRISIS

Aunque los conjuntos que están en la zona baja de la clasificación están sumando puntos, la presión por los resultados amén de algún decepcionante mercado de invierno, están pasando factura como es el caso de la UD Montijo, que pese a conseguir tres victorias en los últimos cinco partidos ha visto cómo el entrenador Emilio Tienza ha presentado la dimisión porque la plantilla ha perdido jugadores y presenta pocos efectivos después del mercado invernal. Sin duda, no es la mejor situación para escapar del descenso.

ABEL YA ENTRENA CON EL GRUPO

Las siempre temidas lesiones parecen estar respetando al conjunto gimnástico en este tramo de la temporada, aunque la sombra de una dolencia grave planeó sobre el campo de La Albuera cuando mediada la segunda parte del partido ante el Getafe B, Fer Llorente cayó al suelo sin moverse tras un fuerte choque con un jugador visitante.
Aunque el susto fue gigantesco en el cuadro azulgrana, las pruebas practicadas al jugador no detectaron ningún problema muscular grave. Eso sí, el mediocentro gimnástico sufre una fuerte contusión en el muslo que le tiene prácticamente entre algodones, pero se espera que con el paso del tiempo el dolor vaya a menos y pueda ejercitarse con normalidad en las próximas sesiones.
Eso es lo que está haciendo ya Abel Pascual, restablecido de la rotura de centímetro y medio que se produjo en el cuádriceps durante el partido ante el Badajoz a finales del mes de noviembre, y que le ha tenido un buen número de jornadas sin poder ayudar al equipo. La aportación de Juan de la Mata, la recuperación de David López y la llegada de Sergi Molina han dotado al equipo de solvencia defensiva, pero la vuelta a los entrenamientos del central no deja de ser una buena noticia para el cuerpo técnico, y más de cara al encuentro del próximo domingo, donde las dimensiones del terreno de juego propiciarán mucho juego directo y constantes balones al área en las acciones de saque de banda.