balonmano nava 1
Carlos Villagrán intenta el lanzamiento durante el encuentro frente al Anaitasuna./ AMADOR MARUGÁN

El Viveros Herol Nava mantiene el silencio en lo que a las negociaciones de continuidades y salidas de jugadores se refiere. El club había hecho los deberes renovando a buena parte de la plantilla al concluir la primera vuelta, pero el descenso ha venido a trastocarlo todo, puesto que los contratos firmados tenían la premisa de que el club se mantuviera en la Liga Asobal, un hecho que tristemente no se ha producido.

Así que no son pocos los frentes abiertos que tiene la entidad en lo que a la confección de la plantilla se refiere. Las bajas confirmadas de Zupo Equisoain en el banquillo, junto a las de Haris Pleh, Adrián Rosales, Filipe Mota, Chrysanthos Tsanaxidis y Dmytro Horiha no serán las únicas en el equipo, con la dirección deportiva trabajando para ‘desenredar’ algunas negociaciones lo antes posible.

Tanto es así, que a día de hoy el Balonmano Nava solo tiene dos continuidades aseguradas al cien por cien, las de dos jugadores de la casa que salvo más que desagradable sorpresa quieren quedarse para ayudar al club en su año de vuelta a la División de Plata. Carlos Villagrán cumplirá 39 años siendo la referencia del equipo en el vestuario, y Óscar Marugán seguirá poniendo la velocidad en el extremo izquierdo con la juventud que le dan sus 20 años.

En el resto de casos, todo son dudas. Los cinco jugadores no seleccionables que debe tener como máximo la plantilla del Viveros Herol Nava condicionan en gran medida el trabajo, ya que jugadores como Patotski, Prokop o Smetanka, por poner tres ejemplos, interesan mucho al club navero, pero también a otros clubes de la Liga Asobal.

De entrenadores

El trabajo con respecto a la contratación de un entrenador continúa sin que haya nada que trascienda. Poco a poco los técnicos van encontrando acomodo en los equipos, muchos de ellos renovando con los clubes en los que trabajaron la pasada campaña, De los conjuntos primeros clasificados del curso 21/22, el único técnico que causó baja en su equipo fue Javier Fernández ‘Jabato’, que se proclamó campeón de liga y firmó el ascenso a la Asobal con el Cisne, compaginando el cargo con su trabajo como seleccionador en la Federación Española de Balonmano. Pero no es el único…