javi guerra david llorente
Javi Guerra y David Llorente, en la nueva Casa del Deporte. / ROCÍO PARDOS

Javier Guerra y David Llorente, los dos deportistas segovianos que participarán en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, afirmaron haberse acostumbrado a “vivir en la incertidumbre” por la pandemia del Covid-19, que afecta tanto a su día a día en los entrenamientos como en la propia celebración de los Juegos, que aún no está confirmada al cien por cien.

Así lo señalaron ambos deportistas durante la escenificación del apoyo, tanto institucional como económico, que están recibiendo por parte del Ayuntamiento de la ciudad como de la Diputación Provincial, en un acto que contó con la presencia de la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y del presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente.

El evento tuvo lugar en las nuevas instalaciones de la nueva Casa del Deporte, situada en las salas anexas al pabellón Pedro Delgado, que satisface de esta manera una demanda de los clubes segovianos después de que hace más de una década la Junta de Castilla y León cerrara la anterior.

“Los deportistas nos hemos tenido que reinventar”

Guerra, que correrá la prueba de maratón, afirmó que debido a la pandemia “los deportistas nos hemos tenido que reinventar”, ya no solo en la etapa del confinamiento “usando los elementos que teníamos en nuestra casa para entrenar”, sino también en esta nueva etapa “en la que las restricciones te obligan a hacer las cosas con más cuidado”.

“Los Juegos Olímpicos se están haciendo de rogar”

Llorente, palista que tomará parte en la prueba de K-1 eslalon, señaló que “los Juegos Olímpicos se están haciendo de rogar”, y que se hace duro “entrenar sin saber si vas a poder competir. Pero hemos aprendido a vivir en la incertidumbre”.

Ambos destacaron el papel del Comité Olímpico Español, “que nos está brindando mucha tranquilidad”, apostilló Guerra, que se mostró convencido de que habrá Juegos en Tokio “aunque se tengan que celebrar de una distinta a los anteriores”.