Los miembros del BigMat Lobos junto al concejal de Deportes, Jesús Garrido, y Antonio Tabanera. / E.A.

Conscientes de que están pisando terrenos no conocidos hasta ahora por el club, los integrantes del BigMat Lobos comienzan hoy la temporada en el Grupo A de la Segunda División regional madrileña de tras el brillante ascenso conseguido en la pasada campaña.
El equipo, que pasará a estar dirigido por Alfonso Sanz, afronta la temporada con un objetivo principal como es el de mantener la categoría, para lo que aspira a cerrar la primera fase entre los ocho primeros del grupo que cuenta con una docena de equipos, “y a partir de ahí plantearnos si podemos llegar a otras metas”, señaló el técnico del conjunto segoviano, que de nuevo tendrá que afrontar el hándicap de tener que jugar algunos partidos como local lejos de su campo de las pistas.
El presidente del BigMat Lobos, Iván Martínez, señalaba en la presentación de la temporada que “cuando pasamos a jugar en Madrid nos comunicaron que podía haber clubes que se negaran a viajar a Segovia a jugar, algo que nosotros aceptamos”. El Filo RC, rival de los Lobos en esta primera jornada y su principal oponente por el ascenso en la pasada campaña, es uno de estos conjuntos que no quiere desplazarse a Segovia, “y yo espero que no sean demasiados los equipos que no quieran venir a jugar a nuestro campo. Pero es algo que tenemos que ver día a día” señaló el presidente.
Sea como fuere, el BigMat Lobos inicia una temporada ilusionante en una categoría nueva para el equipo que mantiene a buena parte de la plantilla que de manera tan brillante concluyó la pasada temporada.