Futbol Nacional Juvenil Segoviana Pena KAM9111
Los jugadores de la Segoviana se lamentan por la derrota ante el Peña. / KAMARERO

La edad juvenil sigue siendo de formación, por más que algunos se empeñen en encumbrar a jugadores demasiado jóvenes y aún con muchas lecciones que aprender. Y la Segoviana juvenil aprendió en la jornada de ayer que los nervios y la presión le pueden hacer mella a cualquiera, incluso a un equipo que apenas había perdido un partido en toda la temporada, y que en la jornada de ayer perdió el segundo ante un Fútbol Peña que encontró en su portero Carballo un jugador desequilibrante.

Y es que el partido que jugó el conjunto gimnástico vino lastrado por el hecho de que se necesitaba la victoria para firmar el ascenso, así que el juego fue de mucha menos precisión que en jornadas precedentes, con un Peña aproximándose al área local con peligro, poniendo a prueba tanto la concentración de Eder bajo los palos, como de sus compañeros en la defensa.

Los leoneses llegaron incluso a dominar el encuentro en su primera parte, que acabó con 0-0 después de un tramo final en el que ambos contendientes firmaron una tregua.

El sopapo cuando menos se espera

Arrancó el segundo parcial más igualado que el primero, pero cuando mejor parecían estar los jóvenes jugadores gimnásticos llegó el 0-1 que anotó Chema desde la frontal del área. Bastó ese ‘sopapo’ para que la Segoviana se quitara los nervios de golpe y comenzar a sumar ocasiones de gol. Miguel tuvo dos consecutivas, una de ellas con un lanzamiento al travesaño, en tan solo un minuto, mientras que los visitantes retrasaban sus líneas buscando la amenaza en las contras a la espalda de los centrales segovianos.

La Gimnástica Segoviana embotelló al Peña con más coraje que fútbol en el tramo final, y Carballo empezó a erigirse en el auténtico salvador de su equipo al repeler disparos desde todas las posiciones de los jugadores de vanguardia azulgranas, que acabaron desesperados por su falta de puntería, y sin poder celebrar un ascenso que tendrá que esperar un par de semanas, ya que no será hasta el 2 de mayo cuando tengan una nueva oportunidad de conseguir alcanzar la División de Honor de juveniles en el encuentro que disputarán ante la Ponferradina en León. Con seguridad los jugadores de Tito Domingo afrontarán el choque con la lección aprendida.