El CD La Granja se llevó los tres puntos ante el Turégano en un derbi condicionado por el estado del campo de El Hospital, muy irregular y con charcos en algunas zonas que impedían la normal conducción de la pelota. El duelo tuvo intensidad, dominio alterno y ocasiones para ambos conjuntos, si bien los protagonistas hicieron gala de su falta de puntería, y solo en muy contadas oportunidades los guardametas tuvieron que intervenir para salvar su marco.

De entrada, intentó el conjunto local hacerse con el dominio del partido, pero la ambición del Turégano en la presión impedía cualquier alegría ofensiva de los granjeños, a los que el terreno de juego tampoco ayudaba en su labor de sacar el esférico jugado desde atrás y pasaron más de un susto, como en el que cumplido el primer cuarto de hora de partido dejó a Jorge Hernando solo ante Éder. El delantero tureganense elevó el balón por encima del portero, pero su lanzamiento se fue desviado.

Con el paso de los minutos el Turégano se asentó mejor sobre el campo, y no solo impedía al CD La Granja llegar con el balón controlado a las zonas de ataque, sino que también enlazaba algunas acciones de peligro. En una de ellas, de nuevo Jorge Hernando tuvo la ocasión de superar a Éder, pero el portero local realizó una gran intervención enviando el remate a córner.

Ambos conjuntos dispusieron de ocasiones para marcar, pero los porteros apenas tuvieron que intervenir

Pero el encuentro no tenía demasiada continuidad en sus acciones, y solamente el peligro llegaba a través de las jugadas personales. Mejoró el CD La Granja en el tramo final del partido en el que llevó peligro por la banda derecha, donde una buena acción de Hamza fue rematada por Víctor Velasco en la frontal, llevando el balón a la derecha de la portería visitante, y por la izquierda, donde Arévalo realizó una gran jugada personal, remontando la línea de fondo tras driblar a un contrario, poniendo el balón en la zona de conflicto entre defensas y portero, para que finalmente Juan Antonio se lo acabara introduciendo en su portería.

Puntería mejorable

El gol, que a la postre terminaría siendo definitivo, hizo cambiar los planteamientos de cara a la segunda parte, en la que el Turégano salió más dominador y el CD La Granja con las líneas algo más retrasadas. El encuentro se metió en un tramo más anodino en el que un lanzamiento del tureganense Morata que se encontró con el palo de la portería de Éder se convirtió en la ocasión más relevante.

Ricardo de Andrés dio entrada a Barbu para afianzar las defensa, y Dani Lázaro para buscar las contras, y la jugada terminó por salirle bien al técnico, no sin que antes recibiera un buen susto en forma de contragolpe visitante culminado por Luis de Barrio con un lanzamiento cruzado en exceso cuando tenía muchas opciones de empatar el partido. Morata no llegó a un envío al área tras un lanzamiento de falta poco más tarde y en la otra portería Dani Lázaro remataba muy cerca del marco un servicio desde la izquierda.

Con un remate lejano de Morata que se marchó fuera por poco se puso fin al partido que acerca al CD La Granja a la zona alta de la clasificación y cierra una gran racha de resultados del Turégano. Hay liga para rato.