juegos autoctonos 1
Las participantes en la prueba de bolos femeninos, en la instalación cubierta./ DELEGACIÓN

Con una participación de 119 jugadores, algo menor que antes de comenzar la pandemia pero con signos positivos que llevan a pensar que la misma se va superando, un total de 32 participantes en bolos, 11 en tanga femenina, 18 juveniles, 8 en calva y 50 en tanga, 6 niñas y 12 niños cumplieron con su programa en la festividad de San Frutos.

Tres jornadas configuraron esta celebración deportiva: El jueves, los bolos celebraron su tradicional campeonato por parejas a sorteo donde María del Carmen Isabel y Pilar García fueron las mejores y por tanto las vencedoras entre las dieciséis parejas en competición. Ellas fueron las protagonistas de una jornada más que agradable en la que los premios pasaron a un segundo lugar y el compañerismo y la buena armonía sobresalieron por encima del triunfo deportivo.

En la mañana del sábado fueron los juveniles los que han demostraron su destreza en estos deportes, sobresaliendo Jorge Sanz, Lucas Díez, Martín Gómez y Daniela de Pedro. Por la tarde, en la calva se estrenaron dos nuevos calveros, dato importante en una modalidad que en Segovia es la que menos aficionados tiene. Destacaron, en esta ocasión, Francisco Galán y Rodrigo de Pedro.

Y el viernes llegó el turno de la tanga, con el club San Frutos dirigiendo y celebrando el evento del XXXIII aniversario de su creación con un campeonato abierto de ámbito autonómico en la modalidad por equipos compensados a sorteo (tríos). Una forma de juego que tiene mucha aceptación pues el favoritismo desaparece casi por completo y entra en juego el azar y el momento de juego individual que inclina el triunfo a favor de cualquier equipo. Mérito que se lo ganó el trío formado por Felipe Marcos José de Lucas y Juan Contreras. Finalizaron el programa los bolos femeninos, que fueron dominados por María Sanz.