Baloncesto CD Claret ULE Baloncesto Leon KAM2360
Eduardo Martín intenta palmear a canasta un lanzamiento fallado por un compañero./ KAMARERO

El CD Claret poco a poco está elevando su nivel competitivo, pero aún no le llega para ganar partidos en la Liga EBA, donde el ritmo de los partidos el mucho más alto que en la Primera Nacional, y cuesta una vida y media remontar una desventaja significativa.

Y el conjunto segoviano consiguió superar esa desventaja que en algunos momentos de la primera parte llegó a ser hasta de 16 puntos, pero el esfuerzo para conseguir darle la vuelta al partido fue demasiado grande, y se pagó caro al final del encuentro.

El equipo de la Universidad Baloncesto León saltó a la cancha con las ideas mucho más claras que el CD Claret, y en un visto y no visto se puso con 0-6 en el electrónico y el equipo de casa sin poder prácticamente ni pasar del centro de la cancha, ahogado Miguel Pérez en un constante dos contra uno en la salida del balón del que no podía salir.

Young lidera la reacción

En otro parpadeo, minuto cinco de partido, el electrónico se escapaba hasta el 2-16, con el Baloncesto León machacando una y otra vez el aro segoviano al contraataque, porque el equipo visitante vivió más que bien de los robos de balón y las canastas ‘gratis’ que eso suponía.

Cristian pidió un tiempo muerto para tratar de activar a sus jugadores, pero solo lo consiguió con Young, demasiado solo en muchas acciones hasta que Yagüe comenzó a acompañarle poniendo la misma intensidad. Así, pasito a pasito el CD Claret fue reduciendo la enorme diferencia que había sobre la pista, llegando al final de los primeros diez minutos con bastantes menos daños de los esperados (12-20).

Pese a que los locales consiguieron remontar los 16 puntos de diferencia y ponerse con 64-60 el esfuerzo físico y psicológico acabó pasando factura

La clave era evidente, frenar en la medida de lo posible la sangría de pérdidas que estaban afeando todo el trabajo del equipo, y en cuanto eso sucedió, aunque fuera de manera mínima, el conjunto claretiano se metió en el partido, porque la defensa del cinco para cinco estuvo bastante más activa, y en el ataque algunos aciertos puntuales contribuyeron a poner el marcador en unos guarismos bastante más aceptables, con el 30-36 con el que los protagonistas se marcharon a los vestuarios.

Pero el reinicio del partido vino de nuevo a poner las cosas difíciles al CD Claret, tanto que de nuevo el cuadro visitante volvió a aumentar su renta hasta los dieciséis puntos (36-52), aunque dos triples consecutivos de los locales volvieron a ponerlos en la senda de la remontada. Drame, con problemas de faltas desde el inicio, apenas podía ayudar.

La gestión de los minutos

Marinovic y Llamas mandaban bajo los aros pese a que Young, Yagüe y Gerard lo intentaban todo para frenarlos, pero el Baloncesto León no terminaba de ajustar la defensa, permitiendo que los lanzadores segovianos tuvieran el segundo justo para poder lanzar y anotar desde la línea de tres.

El 51-55 con el que se entró en la recta final del partido ponía al Claret en disposición de asaltar el partido, y de nuevo acertando en los triples el equipo segoviano culminó su remontada con un 59-57 que llevó el delirio a la grada.

Pero no se descompuso el Baloncesto León, que volvió a confiar en sus jugadores de referencia, con sus fuertes pivots más el acierto de Morchón en los momentos clave del encuentro, y recuperó la iniciativa en el electrónico. El cansancio comenzó a pasar factura en el Claret, que del 64-60 pasó del 65-70 que le puso el partido imposible. Los visitantes supieron gestionar mejor sus esfuerzos y terminaron llevándose el partido ante un Claret al que le acabó pesando el esfuerzo de superar su flojo inicio.