futbol segoviana 64
Rafa Llorente controla el balón en un encuentro./ NEREA LLORENTE

La Gimnástica Segoviana prepara con intensidad el encuentro que el próximo domingo le enfrentará al Pontevedra, uno de los principales candidatos al ascenso de categoría, y que llegará a La Albuera en un buen momento de forma. Pero el conjunto azulgrana también lo está después de seis encuentros consecutivos sin conocer la derrota, y afrontará el encuentro con la confianza que le aporta su buena posición clasificatoria, como la que también demuestra Rafa Llorente, una de las jóvenes ‘perlas’ de la Segoviana que es consciente de que el rival “es un grande, pero no hay que tenerle miedo. Me motiva mucho competir contra equipos de este nivel”.

Llorente pone el énfasis en que “en noventa minutos sea superior a nosotros. No nos vamos a poner límites, y partidos como el del domingo los afrontamos con buena mentalidad, y a ganar”, aunque el madrileño considera que “el partido va a ser un cara a cara de noventa minutos, sabiendo que tanto ellos como nosotros podemos llevarnos los tres puntos. Tenemos que ir a muerte el domingo”.

Un gran poder…

El nivel de confianza es muy alto en la Segoviana, “pero no hay que olvidar que la presión sube”, señala el joven futbolista, “porque nuestra gente está acostumbrada a vernos ganar, y si algún día perdemos, que espero que no, se va a notar más”. Así que Rafa se sube al carro de los héroes de acción cuando afirma que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad y estamos seguros que tanto en casa como fuera, pero más en casa porque estamos muy bien delante de nuestra gente, vamos a salir a ganar sabiendo que nuestra afición nos va a estar apoyando en las buenas y en las malas”.

El delantero gimnástico es uno de los habituales en las formaciones de la Gimnástica Segoviana, ya sea saliendo desde el inicio, o aportando desde el banquillo, y deja claro que cuando llegó a Segovia “no esperaba ni jugar mucho ni jugar poco. Vine aquí a este gran club para sumar minutos, goles, asistencias… lo que fuera con tal de que el equipo tire para arriba. En lo que yo pueda aportar no van a faltar ganas, tanto si salgo desde el inicio como si lo hago desde el banquillo”, pone de manifiesto el jugador, que sabe que Manu confía en él “como lo hace en todos los compañeros. Se nota que el entrenador tira de todos, que hay mucho nivel y que el equipo es una familia en la que ninguno se queda fuera. No te puedes confiar, porque nunca sabes al cien por cien si el siguiente fin de semana vas a estar en el once inicial”.