Víctor Velasco, del CD La Granja, es presionado por Álex Conde y Manu, de la Gimnástica Segoviana. / KAMARERO
Publicidad

El formato de competiciones como el Grupo VIII de la Tercera División está definido, con la división de dos grupos, y los clubes se encuentran inmersos en la confección de la nueva temporada. Sin embargo, la fecha para comenzar los campeonatos regulares es todavía una incógnita. El aumento de número de casos y brotes por Covid-19 en las últimas semanas mantiene en vilo el arranque liguero, que se estudiará en los próximas días. De hecho, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) se reúne hoy de forma telemática con los presidentes de las territoriales.

Luis Rubiales medita aplazar el inicio de las competiciones no profesionales, entre los que se incluyen las categorías de Segunda B y Tercera tanto de fútbol como de fútbol sala y las disciplinas femeninas, además de las regionales y las provinciales -que pese a depender en el caso de Castilla y León de la autonómica, seguirían el mismo criterio-, hasta el mes de enero.

El encuentro tendrá lugar a partir de las 13.00 horas y el objetivo del mismo es valorar la situación actual de la pandemia. En el comunicado emitido por el organismo federativo anuncia que “resulta imprescindible una reflexión conjunta sobre la procedencia de iniciar la nueva temporada deportiva con unas garantías sanitarias y jurídicas suficientes para todos los deportistas, clubes y federaciones, dado que en estos momentos las condiciones han cambiado en relación con lo previsto en las semanas anteriores”.

Una vez expuesta la opinión de cada territorial, la Federación “actuará de común acuerdo y en la misma línea que el conjunto de las federaciones españolas de deportes de equipo y bajo el amparo y las directrices que nos remitan las autoridades competentes para poder garantizar la salud de todos los deportistas que participen en las competiciones oficiales de ámbito estatal con un modelo homogéneo y válido jurídicamente para todos por igual”. La resolución tendrá que pasar por la Comisión Delegada para después ser trasladada al Consejo Superior de Deportes (CSD) para que lo ratifique.

La decisión final podría servir de guía a otras federaciones como el caso del balonmano o el del fútbol sala con la Liga Nacional.