Dos semanas después del tremendo disgusto que supuso la derrota en casa frente al fútbol Peña, la Gimnástica Segoviana afronta el segundo de los cuatro partidos que tenía por delante para sumar los dos puntos necesarios para conseguir el ascenso a la División de Honor Juvenil sin depender de los resultados de CD Isoba y Puente Castro, los dos conjuntos que compiten con el azulgrana por la plaza que da derecho a cambiar de categoría.

El trabajo durante estos quince días ha sido más mental que físico, algo lógico teniendo en cuenta que los futbolistas juveniles azulgranas se han dado una buena paliza esta temporada “en la que prácticamente han venido entrenando cuatro días a la semana, puesto que había que echar una mano al primer equipo, que para eso estamos”, afirma Tito Domingo, técnico del conjunto filial, que conoce perfectamente lo que es el fútbol y lo difícil que es ganar los partidos decisivos.

“Hemos hecho muchísimas cosas bien a lo largo de la temporada, con una segunda vuelta inmaculada, pero no se nos puede olvidar nunca lo difícil que es ganar”, pone de manifiesto el entrenador gimnástico, que sabe que “nadie nos ha regalado nada, y nadie nos lo va a regalar en estos últimos encuentros”.

Vender la piel del oso

El exceso de presión “más un rival con un estilo de juego que no nos favorecía en nada” tuvo mucho que ver en la derrota de la Segoviana frente al Fútbol Peña, que supuso una decepción para la familia azulgrana “porque estaba todo preparado para el ascenso. Se vendió la piel del oso antes de tiempo, y se generó en todos un exceso de presión que no nos vino nada bien. Hicimos una primera parte horrible, sin ser nosotros en ningún momento, y la derrota fue un toque de realidad”.

Hacer ver a la joven plantilla gimnástica que el partido que esta tarde (16.45 horas) se juegue en Compostilla es uno más de competición se ha convertido en el objetivo “porque los jugadores se tienen que convencer que por su buen trabajo se han ganado el derecho a tener varios partidos de margen para conseguir los dos puntos que nos hacen falta”, señala Tito, que remacha “y si somos capaces de hacer lo que hemos hecho a lo largo de toda la liga, lo conseguiremos”.

Tito Domingo: “Nos hemos ganado el derecho a tener varios partidos para sumar los puntos que nos den el ascenso”

El rival de esta tarde tiene poco que ganar, y menos aún que perder, “pero el hecho de que jueguen en casa harán que delante de su gente quieran dar una buena imagen” indica el técnico, que alaba la calidad del rival “con futbolistas muy buenos técnicamente, que practican un fútbol combinativo más parecido al nuestro”. El hecho de que jueguen sin presión le hace doblemente peligroso, “y sin ir más lejos estuvieron a punto de meterle en un buen problema al Isoba, que la semana pasada solo pudo derrotarles en los últimos minutos” para continuar con opciones de ascenso.

Todos quieren jugar

Todos los jugadores del filial estarán disponibles, por lo que habrá que hacer convocatoria de dieciocho futbolistas para el partido, “aunque los no convocados que quieran estar con el equipo y arroparles por supuesto que podrán venir”. Es más que posible que en la lista de convocados se integre Diego Fernández, que ya se ha recuperado de la lesión que le ha tenido cerca de un mes en el dique seco, y que en la primera fase de la competición promedió más de un gol por partido. “Sabemos que no está para noventa minutos, -reconoció Tito-, pero lleva tanto peligro sobre el marco contrario que con veinte sobre el campo ya puede generar alguna ocasión”.

Dos puntos le hacen falta a la Segoviana para ser nuevo equipo de la División de Honor, algo que con tres partidos por delante parece una tarea relativamente asequible. Pero en todos los deportes cerrar un campeonato siempre es difícil, y superar esa presión para dar la mejor versión es lo que distingue a los buenos de los grandes.