La Gimnástica Segoviana ha firmado un arranque de competición más que positivo tras la victoria contundente que logró el pasado domingo en el campo del Leganés B. Los tres puntos sumados ante el filial pepinero, unidos a los que se consiguieron en La Albuera frente al Atlético de Madrid B en la jornada inaugural de la competición, han colocado al equipo azulgrana en la quinta plaza de la clasificación, igualado a puntos con el tercero, con el dato positivo de que ya ha jugado frente a dos de los candidatos al ascenso de categoría como son el filial rojiblanco y el CD Estepona.

Para calibrar el buen inicio gimnástico sirva como dato que en la pasada campaña, primera de la Segoviana en la Segunda RFEF, el conjunto gimnástico sumaba cuatro puntos en la tercera jornada, tras perder en el campo del Adarve, empatar en Avilés y ganar en casa al Navalcarnero, ocupando la décima plaza de la tabla en un grupo primero que comenzaba a dar pistas acerca de la gran igualdad que iba a dominar la competición, como está sucediendo también en el grupo quinto en el que ahora juega la Segoviana.

EL MELILLA HACE PLENO

Sirva como dato que solo la UD Melilla ha conseguido ganar sus tres partidos, liderando lógicamente la clasificación, y solo otros cuatro conjuntos entre los que se encuentra la Gimnástica han logrado sumar dos triunfos. Como curiosidad, el Yugo Socuéllamos suma tres puntos después de hacer pleno de empates en las tres jornadas de competición y tanto Cerdanyola como Diocesano tienen un partido menos, que recuperarán el 12 de octubre.
Tan solo un equipo, el Don Benito, no ha logrado sumar en las tres jornadas de la competición. El cuadro de Badajoz, el único que todavía no ha estrenado su casillero de goles a favor, será el próximo rival al que se enfrentará la Segoviana el domingo en el campo de La Albuera.

El Don Benito, próximo rival de la Segoviana el domingo en La Albuera, es el único equipo del grupo que ni ha puntuado ni ha marcado todavía

El cambio de sistema que puso en liza el conjunto azulgrana en Leganés dio sus frutos, pero lo que verdaderamente está decantando los partidos en favor de la Segoviana es el alto ritmo que impone al juego y que consigue provocar los desajustes defensivos en sus oponentes. Los cambios con respecto al encuentro en Estepona funcionaron, y la apuesta de hacer el campo muy ancho por la banda derecha, donde percutieron Borao y Adrián Pérez, terminó por ser efectiva gracias a la llegada de Hugo Díaz, que cuajó su mejor partido como jugador de la Segoviana y demostró ser un centrocampista con mucha presencia en el área rival que, como avanzó el gallego en la rueda de prensa previa al partido, “es lo que me pide el técnico”.