Los jugadores de la Gimnástica Segoviana Adrián Pérez, Rui Fernando y Javi Borrego celebran el primer gol con Dani Calleja. / JUAN MARTÍN - LA GIMNÁSTICA
Publicidad

La Gimnástica Segoviana se embala. La plantilla de Manuel González logró su sexta victoria consecutiva, en un campo en el que siempre hay que tener cuidado como es La Devesa. Un gol de Dani Calleja y otro de Álex Conde valieron para superar al Atlético Bembibre y seguir en los puestos de play off. Los segovianos, que se adelantaron pronto en el marcador, apenas gozaron luego de ocasiones claras ante un rival que lo intento, y generó mas sensación de peligro, pero que no pudo con el buen hacer defensivo de los azulgranas, que aguantaron el tipo incluso después de quedarse con un hombre menos por al expulsión de Manu en el minuto 83.Luego, en el descuento, con los locales completamente volcados, llegaba la sentencia visitante.

La Gimnástica visitaba en la noche del miércoles el feudo del Bembibre, un rival que, sobre el papel, era inferior a los segovianos y que afrontaba el choque tras encadenar de nuevo dos derrotas consecutivas. Sin embargo, Ramsés Gil, técnico de la Gimnástica, no quería excesos de confianza y pidió a los suyos máxima concentración antes del encuentro. El equipo visitante sabía que no iba a ser fácil abrir la lata de un rival que, se presuponía, iba a saltar al campo dispuesto a defender con uñas y dientes su portería. Sin embargo, la suerte se alió pronto con los de Gil, que cuando tan solo se habían disputado cinco minutos de partido conseguían adelantarse en el luminoso. La jugada nacía en un córner, que tras varios rechaces la defensa local desviaba de nuevo al saque de esquina y ahí, Dani Calleja estuvo más listo que los demás para cazar el balón y enviarlo, de cabeza, al fondo de las mallas.

A partir de ahí, el encuentro fue tal y como se esperaba: La Gimnástica Segoviana tenía el balón y dominaba territorialmente, pero apenas conseguía generar ocasiones claras de peligro ante un rival que cerró filas en torno a su portería y que apenas salía de su área. Pero estaba claro que antes o después el Atlético Bembibre tendría que aventurarse a buscar la portería defendida por Christian y a medida que fueron pasando los minutos los locales intentaron estirar líneas en busca del empate. A partir del minuto 20, el dominio de los visitantes ya no era tan aplastante y el Bembibre poco a poco iba ganando presencia en el centro del campo y disputándole el balón a los segovianos. Y a punto estuvo de llegar en el minuto 30, en un rápido contragolpe de los locales con internada de Willy, pero Christian, muy seguro, atajaba el peligro en el mano a mano. Por su parte, habían protagonizado hasta ese momento un par de disparos lejanos que no pusieron en apuros a Chopo.

Durante el último cuarto de hora de esta primera mitad, el encuentro se igualó. Locales y visitantes se disputaban ahora el balón en la zona ancha, donde había mucha lucha e intensidad. Eso sí, las ocasiones seguían siendo escasas en ambas porterías, con dos equipos que peleaban, pero que no conseguían sacudirse la presión del rival y a los que les costaba trenzar jugadas de ataque. Así las cosas, el marcador ya no volvería a moverse antes del descanso, al que se llegaba con el tempranero 0-1 en el luminoso.

Tras el descanso el Bembibre salió decidido en busca del empate y no tardó en avisar de sus intenciones con una ocasión clarísima en un lanzamiento de falta lateral que Xavi no llegó a rematar por poco. Apenas habían transcurrido cuatro minutos de la reanudación y los locales mostraban sus garras, Mientras la Segoviana trataba de recuperar el control del balón, pero sufría mas de lo esperado. El Bembibre se mostraba intratable en defensa y los visitantes apenas conseguían generar peligro si no era en acciones a balón parado. Tampoco es que los leoneses pusiesen en demasiados apuros a Christian.

Probaba Ramsés de dar mas profundidad a su equipo moviendo el banquillo, pero seguía siendo el equipo local el que generaba mas sensación de peligro y en el minuto 74 el Bembibre reclamaba penalti en una caída de Manu dentro del área cuando intentaba regatear Christian.

Y si le estaba constando a la Segoviana generar peligro, las cosas se le complicaron aún mas cuando el colegiado mostraba la segunda cartulina amarilla a Manu en el minuto 83. A partir de ahí los de Ramsés Gil se centraron en defender su ventaja en el luminoso con uñas y dientes, tirando de oficio, parando el partido y sin dejar maniobrar a un rival cansado que no encontraba la manera de derribar el muro impuesto por los visitantes.
No lo consiguieron los locales, que ya ni siquiera tuvieron mas ocasiones claras ante una Segoviana bien plantada que conseguía llevarse los tres puntos a casa pese a que el de ayer no fue su mejor partido y que remataba el trabajo con un gol de Conde al contragolpe en el minuto 92, en una jugada que acabó con la expulsión del local Samu por reclamar airadamente fuera de juego en el gol visitante.