01 01 web 1
Óscar de Frutos golpea con la izquierda durante un entrenamiento./ JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA

A las seis de la tarde, y con el arbitraje del colegiado navarro Alejandro Morilla Turrión, los equipos de la Gimnástica Segoviana y el Don Benito saltarán al campo de La Albuera para dirimir los tres puntos correspondientes a la cuarta jornada de Liga en el grupo V de la Segunda Federación en uno de esos encuentros en los que la balanza parece desnivelada para un lado, pero solo lo parece.

Ramsés Gil se ha pasado toda la semana diciendo tanto en público como en privado que el Don Benito tiene mucho mejor equipo de lo que señala la realidad clasificatoria, y no cabe duda de que así es. “Ha perdido dos partidos porque está en dinámica negativa, y solo ha sido inferior en su encuentro frente al Atlético de Madrid. Así que no entiendo de dónde ha salido esto de que somos favoritos para ganar el partido, porque va a ser dificilísimo”.

Cierto es que la diferencia entre segovianos y pacenses está en la dinámica, muy positiva en el equipo gimnástico tras vencer en Leganés y al Atleti B, y negativa del todo del lado del conjunto calabazón, que ha perdido ante el filial rojiblanco, el Estepona y el Unión Adarve, tres rivales de lo más cualificado que con sus victorias han puesto muchas dudas en el Don Benito que dirige Roberto Aguirre y al que Ramsés augura que saldrá de esa última posición de la tabla “y no va a tardar mucho”.

NO CAMBIAR LO QUE FUNCIONA

Ahora bien, la Segoviana confía en que esa escapada del farolillo rojo no se produzca esta semana, y para ello planteará un encuentro de características similares al que puso en juego en la primera jornada de liga ante el filial rojiblanco, con un ritmo de juego muy alto y buscando crear dudas en la defensa contraria presionando la salida del balón.

Como quiera que lo que funciona no se debería tocar, el sistema de juego que la Segoviana puso en Leganés apunta a que será el que el cuerpo técnico pondrá en juego frente al Don Benito, aunque es más que posible que cambien los protagonistas. López puede dar una salida del balón más fluida en el eje de la defensa, y si bien en el centro del campo se entendería más bien poco (tirando a nada) que Hugo Díaz se quedara en el banquillo después de marcar tres goles el pasado domingo, la presencia de Dani Arribas en una banda, o del propio Ivo en la mediapunta, no sería descabellada. A estas alturas de la temporada, y ya casi sin lesionados, la Gimnástica Segoviana puede presumir de calidad de banquillo.