26 1
Con este perfecto remate de cabeza logró Juan de la Mata el segundo gol de la Segoviana ante el Cacereño./ JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA

La Segoviana firmó un encuentro redondo ante un Cacereño que llegaba a La Albuera en un buen momento de forma después de sumar diez puntos de los últimos quince en juego, y firmó la goleada más importante de la temporada que le reafirma en la tercera plaza de la clasificación, le sitúa a dos puntos de la primera plaza que ahora comparten Numancia y UD Sanse, a los que actualmente tiene ganado el gol average, el general al equipo soriano y el particular al madrileño, y deja la sexta posición a siete puntos cuando restan quince por jugarse hasta el final de la liga regular. Difícilmente se podrá ver una jornada más redonda para los intereses gimnásticos.
Llegaba al encuentro el equipo azulgrana con apenas un par de entrenamientos después del partido ante el Guadalajara, uno de ellos bajo la nieve, y otro con la lluvia como protagonista. Pero cuando un plantel atraviesa por un buen momento como el que está pasando la Segoviana, hay detalles que importan menos, y frente al Cacereño los poco más de mil aficionados que se dieron cita en La Albuera pudieron ver a un equipo que supo trabajar el partido y aprovechar su momento.

LO PRIMERO, LA DEFENSA

Esto, que puede parecer poco sobre el papel, es a lo que aspiran todos los equipos de esta categoría tan igualada como es la Segunda RFEF. Así, el primer paso tenía que ser obligatoriamente el de la solvencia defensiva, y salvando un par de errores de López ante Breñé que el propio central madrileño se encargó de solventar, la línea defensiva gimnástica rayó a una gran altura, con Silva mostrando poderío físico para salvar a sus compañeros de algunos momentos comprometidos, que los hubo sobre todo en la primera parte.

 

27 2
Dani Segovia envía el balón a un compañero./ JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA

Porque durante la primera media hora de partido el choque no se salió de los carriles esperados, con la Segoviana intentando controlar el juego y el Cacereño esperando con cierta comodidad para buscar los espacios intentando que sus hombres más hábiles en punta pudieran superar a sus respectivos defensores, un hecho que ocurrió en escasas ocasiones porque el despliegue defensivo tanto de Manu como de Juan de la Mata corrigiendo las acciones ofensivas del rival fueron más que destacadas.
Una vez controlados los ataques del rival, llegaba el momento de intentar llevar el peligro al marco contrario. Y poco a poco la Segoviana fue acercándose a la meta rival, al principio con acercamientos más tímidos como un cabezazo de Juan de la Mata y otro de Abel Pascual que no terminaron de llevar el peligro esperado, posteriormente con una peinada de Hugo Díaz a servicio de Javi Borrego tras el saque de una falta que se marchó a centímetros del palo.

UN GOLAZO QUE ABRE EL CAMINO

No es que el gol se viera venir, pero la Segoviana estaba mucho más cerca que el Cacereño de conseguirlo, y después de unos minutos en los que el equipo de Julio Cobos se sacudió el dominio y controló mejor las acometidas gimnásticas, llegó el momento de los locales que marcaron el 1-0 en una jugada para enmarcar en la que colaboraron casi todos los jugadores, llevando el balón de un lado a otro del campo para terminar con un servicio en profundidad de Borrego para Rubén, que dentro del área tuvo la templanza suficiente para poner el balón a la carrera de Hugo Díaz que en el mano a mano superó a Pinto.
El golazo local fue el comienzo del fin para el Cacereño, que cuatro minutos después volvió a recoger el balón de dentro de su portería después de que Juan de la Mata cabeceara en el primer palo un córner perfectamente ejecutado por Rubén. La Segoviana dejaba encarrilado su partido a falta de un segundo tiempo en el que se esperaba a un Cacereño bastante más ambicioso.

VISTO PARA SENTENCIA

Y lo cierto es que el equipo de Julio Cobos intentó serlo, y durante un cuarto de hora inquietó al conjunto local, sobre todo por la banda derecha de su ataque, donde en el minuto 57 Emi puso un balón de gol que se paseó por el área pequeña sin que ninguno de sus compañeros llegase a rematarlo.

 

27 1
Plomer marca el 3-0 lanzándose en plancha./ JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA

La Segoviana no pasó momentos de zozobra, pero sí de cierta inquietud porque si hay un defecto que se le pueda poner al conjunto de Ramsés Gil es que lo de especular con el resultado no se le suele dar del todo bien. Pero después de amenazar con un par de contras llegó la definitiva, cuando Silva robó un balón cerca de la medular y avanzó con fuerza propiciando un cuatro para tres que acabó de manera inverosímil, con Segovia poniendo un centro desde la línea de fondo y Plomer rematando el plancha del 3-0.

 

La actuación coral rayó la perfección sobre el terreno de juego, con cinco goles de distinta ejecución pero de bella factura

Y ese fue el principio del fin para el Cacereño, que perdió el ‘oremus’ del partido, con sus líneas rotas, perdiendo balones y recibiendo ocasión tras ocasión. Astray marcó otro golazo desde el pico del área grande enviando su lanzamiento al palo largo por encima de Pinto, y Manu cerró una tarde memorable, en lo personal y en lo colectivo, culminando una perfecta internada de Merencio con envío al que no pudo llegar Maroto pero sí el capitán de una Segoviana que quiso más, pero los remates de Maroto y Arévalo no encontraron el gol. La Segoviana va muy en serio en esta liga, y el momento de forma al que está llegando el conjunto gimnástico a la recta final de la competición hace pensar en palabras aún más mayores que las de ‘fase de ascenso’.